La diabetes tipo 2 en personas mayores: la más frecuente y la que conlleva mayor precaución

Existen enfermedades a las que no se les conoce cura todavía, pero sí que se pueden disminuir sus efectos siempre y cuando se adopten unas medidas pertinentes. Además, con la edad muchas enfermedades se acentúan, así como sus signos, y es el caso de la diabetes tipo 2 en personas mayores.

¿Qué es la diabetes tipo 2?

La diabetes tipo 2 es una enfermedad en la que los niveles de azúcar en sangre exceden por encima de la media, es decir, son demasiado altos. La glucosa o azúcar en sangre es la principal fuente de energía.

La diabetes mellitus o de tipo 2, en concreto, hace que los adipocitos, los hepatocitos y las células musculares no respondan de manera correcta a la insulina.

Tipos de diabetes que existen son variados pero la diabetes tipo 2 es la más habitual, sobre todo en edades avanzadas.

De esta forma, cuando se padece de diabetes tipo II, existe una anormalidad en la forma en la que el cuerpo regula el nivel de azúcar, haciendo que, a la larga, exista una mayor circulación de azúcar por la sangre, algo que puede llegar a provocar enfermedades de los sistemas circulatorio, nervioso e inmunitario.

Para saber qué es la diabetes tipo 2 conviene hacer mención a la diabetes de la edad adulta aunque, no obstante, tanto la diabetes tipo 1 como la diabetes tipo 2 pueden aparecer en la niñez y en época más adulta.

Además, las características de la diabetes tipo 2 a nivel general, son las siguientes:

  • El 80-90% de la gente con diabetes tipo 2 tiene otros miembros de la familia con diabetes.
  • En torno a un 15% de los hijos de un padre diabético desarrollarán diabetes o tienen altas probabilidades de desarrollarlo.
  • La diabetes tipo dos tiene una característica inequívoca: la resistencia a la acción de la insulina.
  • El factor hereditario tiene mucho peso.
  • Los niveles de azúcar en sangre en diabetes tipo 2 suelen presentarse en personas que presentan obesidad y sedentarismo.

La resistencia a la insulina en la diabetes tipo 2 quiere decir que se debilita la señal que la insulina le da a una célula

Unas manos de una persona mayor. Se muestra un aparato, llamado glucómetro, que mide el nivel de azúcar en sangre.

La diabetes tipo 2 supone entre el 80% y el 90% de los casos de diabetes en global

Diabetes tipo 1 y 2: diferencias

Aunque ambos tipos de diabetes resultan ser enfermedades crónicas que afectan a la forma en la que el cuerpo tiene de regular el azúcar en sangre, existen diferencias sustanciales entre la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2 que conviene dejar claras:

  • En primer lugar, la diabetes tipo II es mucho más común que la diabetes tipo 1.
  • La diabetes tipo 2 incorpora muchos más factores de riesgo que la diabetes tipo 1.
  • Mientras que la diabetes tipo 1 no se puede prevenir, la diabetes tipo dos se puede paliar o pormenorizar su efecto con un estilo de vida saludable.
  • La diabetes tipo 1 suele comenzar en edades tempranas, mientas que la diabetes mellitus o tipo 2 se suele diagnosticar en edades adultas.
  • En la diabetes tipo 1 los episodios de bajo nivel de azúcar en la sangre (hipoglucemia) son comunes. Mientras que en la diabetes mellitus no existen episodios de bajo nivel de azúcar a no ser que se esté tomando insulina o ciertos medicamentos.

Un aparato y una hoja de seguimiento para los niveles de azúcar en sangre. Un glucómetro adaptado a las necesidades de la persona.

Diabetes tipo 2: dieta recomendada

El tipo de dieta de diabético tipo 2 tiene en la planificación su principal pilar para regular los niveles de azúcar en la sangre, así como el peso.

Asimismo, la alimentación para la diabetes tipo 2 se debe sustentar, al mismo tiempo que en la planificación, en el tratamiento farmacológico y la práctica de deporte moderado en personas mayores. Todo ello, clave a la hora de normalizar el estilo de vida de un diabético tipo 2.

No obstante, todavía quedan muchas dudas en aras de conocer profundamente qué alimentos para diabéticos tipo 2 se deben consumir, así como los que no se deben consumir para evitar problemas de azúcar en sangre y complicaciones coronarias.

La alimentación en la diabetes tipo 2 se basa fundamentalmente en alimentos variados, menor cantidad de calorías, un nivel adaptado de carbohidratos y grasas saludables.

Un plato de comida basado en verduras y legumbres para diabéticos tipo 2 es un perfecto plan de alimentación.

Comidas para diabéticos tipo 2

La nutrición en diabetes tipo 2 puede ayudar a las personas mayores con diabetes tipo 2 a menudo tienen sobrepeso u obesidad. Perder  unos 4.5 kilogramos puede ayudar a controlar mejor la diabetes tipo 2.

Así, los alimentos recomendados para personas con diabetes tipo 2 son aquellos que proporcionan energía al cuerpo, como es el caso de los carbohidratos.

Alrededor del 45 % de las calorías que consumen las personas con diabetes deben provenir de carbohidratos

Carbohidratos para diabéticos tipo 2 recomendables como fideos, pastas, cereales o arroz son una de las mejores opciones para incorporar a la dieta para diabéticos tipo II.

Además, existen frutas como la manzana, el mango o la banana que son un condimento alimenticio ideal para la diabetes mellitus.

En el caso de las verduras, los vegetales de hoja verde como es el caso de las acelgas, la col rizada, las espinacas o las endivias son un tipo de verduras para diabéticos perfecto para incorporar en el día a día.

Conviene evitar alimentos con azúcares añadidos como los dulces o las bebidas refrescantes, así como muchas pastas, arroz blanco o el pan blanco

Tabla de alimentos para diabéticos tipo 2

Una de las comidas para diabéticos tipo 2 a sustituir por pastas y arroz blanco puede ser los frijoles y el arroz integral. En el caso de los frijoles, como legumbres, no solo cuentan con un índice de glucemia (nivel de concentración de azúcar en sangre) relativamente bajo, sino que además contienen fibra, antioxidantes, proteínas, vitaminas y minerales.

Un collage con distintas fotos de comidas aptas para diabéticos tipo 2 tales como legumbres, manzana, espinacas o pasta integral.

La diabetes tipo 2: tratamiento a implementar

En este sentido, el tratamiento para diabéticos tipo 2 pasa por saber, en primer lugar, cuáles son los niveles de azúcar en sangre. En este sentido, el tratamiento de la diabetes tipo 2 consiste en mantener los niveles de azúcar en sangre dentro de parámetros saludables.

El tratamiento médico en la diabetes tipo 2 incluye incorporar un monitor continuo de glucosa para controlar esos niveles de azúcar en sangre.

El monitor de glucosa es un dispositivo portátil que mide las concentraciones de azúcar en sangre durante todo el día que se coloca debajo de la piel

Asimismo, en la actualidad se dispone de numerosos fármacos (antidiabéticos orales) que permiten mantener controlada la diabetes mellitus, como es el caso de la metmorfina, que ayuda a reducir los niveles de sobrepeso.

Además, la diabetes mellitus o tipo 2 y su tratamiento ha incorporado recientemente la cirugía, pues los expertos han llegado a plantear la cirugía bariátrica mediante la realización de un bypass gástrico, evitando así, el tránsito de los alimentos como una opción más como tratamiento de la diabetes tipo II, con buenos resultados.

Síntomas de la diabetes tipo 2

Pese a no existir una cura médica exacta para acabar con la diabetes tipo 2, el ejercicio moderado, la dieta ajustada y el control del azúcar en sangre son claves para una mejor calidad de vida.

No obstante, para hablar de esta patología conviene saber cuáles son los síntomas de la diabetes tipo 2 y poder tratarlo como es debido:

  • A nivel de apariencia física, los signos y síntomas de la diabetes tipo 2 pasan por una piel más oscurecida de lo normal, en concreto las axilas y el cuello.
  • Hormigueo de manos y pies o parestesia, puede ser un indicativo y convendrá realizar un cribado para ello, para descartarlo o aceptarlo como síntoma.
  • Mayor frecuencia en la micción.
  • Aumento de la sed.
  • Fatiga al hablar o al andar.
  • Pérdida de peso imprevista, sin razón aparente.
  • Es probable que el adulto mayor padezca visión borrosa.
  • Las úlceras que no cicatrizan es otro de los síntomas de la diabetes mellitus o tipo 2.
  • Aumento del número de procesos infecciosos.
  • El aumento del hambre es otro de los síntomas de la diabetes mellitus a tener en cuenta.

Es probable que algunos signos y síntomas de la diabetes tipo dos se confundan con el proceso natural de la vejez.

En consecuencia, es muy importante que los adultos mayores de 65 años, especialmente si tienen antecedentes familiares, se sometan a una analítica anual en la que se incluya la medición de la glucosa en sangre.

¿Cuáles son los valores normales de glucemia en diabetes tipo 2?

Los valores normales de diabetes se miden en base a la prueba de hemoglobina glicosilada (HbA1c), que rastrea el nivel promedio de glucosa en la sangre en los últimos dos o tres meses.

En este sentido, para saber con cuánta glucosa se considera diabetes, hay que tener en cuenta los siguientes valores de glucosa en diabetes tipo 2:

  • Menos del 5,7% se considera normal.
  • Entre 5,7  y 6,4% se diagnostica como prediabetes.
  • 6,5 % o más en dos pruebas distintas se considera portador de la enfermedad.

No obstante, es posible que no se pueda acceder a esta prueba por cuestiones infecciosas, existen otras opciones a tener en cuenta, como un examen aleatorio para medir la presencia de azúcar en sangre, especialmente si se micciona con frecuenta o se tiene mucha sed, que son claros síntomas de diabetes tipo 2.

¿Cuándo se considera que una persona mayor tiene diabetes tipo 2?

En este caso, un nivel de 200 mg/dL  o más indica la presencia de diabetes tipo 2 en el organismo. Asimismo, se recomienda proceder a controles rutinarios de glucemia para detectar la diabetes tipo 2, especialmente en personas con sobrepeso, o personas mayores a quienes les hayan detectado indicios de esta enfermedad.

Un médico mide la cintura y el peso de una persona mayor para detectar problemas de salud posibles.

Por lo general, esta enfermedad se desarrolla paulatinamente con el tiempo. La mayoría de las personas mayores con esta enfermedad tienen sobrepeso o tienen problemas de obesidad en el momento del diagnóstico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *