Día Mundial contra la depresión: en contra de los estigmas

Hoy, 13 de enero, es el Día Mundial contra la Depresión, un problema de salud que interfiere en la vida cotidiana de millones de personas y que afecta a su capacidad para trabajar, estudiar, relacionarse con los demás y disfrutar de la vida.

Los estudios apuntan a que, desde que comenzó la pandemia ocasionada por la COVID-19, los trastornos depresivos han aumentado significativamente, siendo las personas mayores los más afectados.

Solo en España, a mediados de 2021, 2,1 millones de personas tenían un cuadro depresivo, según apunta la Encuesta europea de salud, cuyos datos difundió el Instituto Nacional de Estadística (INE) en 2022.

En las personas mayores, los vínculos sociales constituyen un factor de protección frente a la depresión y el deterioro cognitivo. 

Otro organismo de autoridad como es el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), también ha extraído conclusiones sobre esta problemática. El estudio apunta a que una de cada cuatro personas mayores de 65 años en España sufre depresión.

Por todo esto, este 13 de enero, Día Mundial de la Depresión, se celebra una jornada que tendrá como objetivo dar visibilidad a las más de 300 millones de personas que sufren este trastorno en todo el mundo.

La depresión está considerada como la primera causa de discapacidad a nivel global.

Un anciano alicaído.

Día Mundial de la Lucha contra la Depresión 2023

Las cifras recogidas hasta la fecha son alarmantes. La depresión es una enfermedad que sufren 2,5 millones de personas en España y más de 300 millones en el mundo y que, en un 50% de los casos, no está diagnosticada. Además, su prevalencia es mayor en mujeres y nuestro país tiene la tasa más alta de síntomas depresivos en la población de edad avanzada.

Este trastorno es el causante de 1 de cada 10 bajas laborales por incapacidad y es la segunda causa de pérdida de calidad de vida.

¿Por qué se celebra un día contra la depresión?

Con la proclamación de este día se pretende sensibilizar, orientar y prevenir a la población sobre esta enfermedad, cuyas cifras aumentan de manera alarmante en el mundo. Es de vital importancia que los Estados se hagan servir de mecanismos y de la ayuda profesional necesaria para conseguir erradicar este problema.

Recomendaciones sanitarias frente a la depresión

Para afrontar la soledad no deseada y el aislamiento social en personas mayores, los investigadores apuestan por desarrollar mecanismos de detección precoz de estas problemáticas, mediante una adecuada coordinación de los servicios sociales y sanitarios. Además, abogan por la creación de figuras profesionales dedicadas a ello.

Con el fin de paliar los problemas de salud mental de las personas mayores, los autores instan a «fomentar la evaluación y detección precoz del malestar emocional de los ancianos, particularmente de depresión y ansiedad, además de déficits sensoriales, dotando a los profesionales de los servicios sociosanitarios de los conocimientos y recursos necesarios para ello».

También recomiendan organizar actividades integrales y multidimensionales que estimulen las capacidades físicas, cognitivas, psicológicas y sociales, «adaptadas a las especificidades y condiciones de cada persona, con especial atención a aquellas más vulnerables».

Además, apuestan por desarrollar intervenciones sobre la enfermedad crónica y el malestar emocional, orientadas a la mejora del estado de salud general de las personas mayores. Para ello, se promueve la continuidad del cuidado y la acción de equipos multidisciplinares que trabajen por mantener niveles óptimos de estado funcional, prevenir enfermedades y controlar, revertir o retrasar el deterioro físico, sensorial y cognitivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *