Cuidados para personas con trastorno del espectro autista

Cuidados para personas con TEA. Las crisis sensoriales. Claves para entender el mundo de una persona con problemas de percepción.
autism-2930455_960_720

Cuidados para personas con TEA. Las crisis sensoriales.

Los cuidados para personas con TEA es una situación que afecta a 1 de cada 150 personas edad escolar y a muchos adultos . Tiene como característica principal la no relación o la relación de forma incorrecta con el entorno donde se desenvuelve. Puede que presente problemas con la comunicación y déficit a nivel sensorial.
Es importante conocer el Trastorno de Espectro Autista antes de empezar con los cuidados para personas con TEA. Hay diversas webs sobre conocimientos básicos sobre personas con TEA. Además hay varias asociaciones a nivel nacional en las que poder sacar información al respecto. También, en esta entrada hemos hablado sobre el tema.

Para las personas con TEA es imprescindible el orden y las actividades programadas.Mantener el orden en las actividades cotidianas les tranquiliza.
Debemos fijar nuestro objetivo en intentar evitar el caos. Es necesaria una estructura predeterminada de cada día, no debemos dejar al azar ninguna acción. El saber qué acciones van a ocurrir a continuación les aporta seguridad. Para ello, hay sistemas aumentativos de comunicación como paneles de comunicación con pictogramas predeterminados. En este tipo de paneles se les explica, en el transcurso del día las actividades que se van a realizar, el horario y con quién.
Los paneles suelen ser individualizados, con dibujos estándar o personalizados. Se va a tener presente para la realización de dichos paneles los gustos que presente la persona con TEA. Como por ejemplo su edad, su ámbito geográfico, su rutina, su familia, las actividades que suele realizar.

Sistemas alternativos y aumentativos de la comunicación

Los Sistemas Alternativos y Aumentativos de Comunicación (SAAC) ayudan a la comunicación con las personas con TEA.
Hay personas con TEA que tienen dificultad para expresar lo que quieren decir, por lo que se hace muy conveniente el que lleven consigo el panel para hacerse entender.
Otros tipos de comunicación alternativa sería la comunicación por lengua de signos o a través de mensajes escritos.

Aspectos a tener en cuenta con una persona con TEA

Puede que tengan una sensibilidad especial para percibir estímulos y que haya dificultades de procesamiento sensorial. El ruido de una lavadora, conversaciones ajenas o el ruido de petardos, pueden resultarles demasiado estridentes. Para estos casos es necesario intentar no introducirlos en ambientes con demasiada gente e intentar no producir ruidos desagradables. Es recomendable el uso de auriculares para ir por la calle, para prevenir esta hiperestimulación.

En ocasiones, la sensibilidad es a nivel visual. Los cambios de luz o la iluminación excesiva, también la pueden notar muy fuerte. Es conveniente la utilización de gafas de sol y de bombillas de colores, que atenúan la luz de ambiente. También se debe intentar mantener un ambiente ordenado a la vista.

La hipersensibilidad también puede afectar al sentido del gusto o al tacto. A la hora de comer, habrá texturas que no procese bien y mostrará rechazo. En cuanto al tacto, por ejemplo; puede que perciba de forma fuerte una caricia o un abrazo, llegando incluso a molestarle.
Para tratar las dificultades de procesamiento sensorial, hay terapias de estimulación en las que paulatinamente se van introduciendo nuevos estímulos poco a poco. Estos estímulos serán aceptados poco a poco, con mucho trabajo y en terapias realizadas por un terapeuta ocupacional especializado.

Crisis sensoriales en personas con TEA

Debido a la hipersenbilización de una persona con TEA con el entorno, puede que sufra crisis sen-soriales. En el momento en que tienen este comportamiento, realmente no son conscientes de lo que están haciendo. Es probable que intenten defenderse de lo que les rodea, oprime u obstaculi-za. Por tanto, es recomendable siempre acompañar e intervenir en caso que sea necesario.

Hay siempre indicios y marcadores que nos van a decir que una crisis se va a producir. Es impor-tante analizar qué es lo que ha pasado paso por paso, para poder sacar un patrón y prevenirlas en un futuro. Conforme vamos conociendo a las personas, podemos ver venir en qué situación se va a sentir incómodo y nos va a empezar a dar señales antes que ocurra.
Es importante saber actuar ante esas señales. Lo mejor es intentar distraer la atención a nivel visual o auditivo: cantar una canción que le guste, ofrecerle algo apetitoso, darle algún objeto con el que sienta apego…
Si nuestras distracciones no le sacan de su bloqueo y desencadena en una crisis, necesitamos intentar tener la situación bajo control.
Hay que intentar que la persona esté lo más resguardada posible, intentando que sea una zona libre de objetos que pueda lanzar o golpearse.

Lo más importante es intentar mantener la calma e intentar no hablar demasiado

Frases como: “te en-tiendo”, “no te preocupes”, “va a pasar pronto”, “estoy contigo”… Son buenas para intentar captar de nuevo su atención hasta que pase por completo.
Hay que evitar preguntar nada a la persona durante una crisis. No te va a saber responder y puede que le irrite aún más.
No hay que detener o bloquearlo físicamente. Solo se debe intervenir en caso de peligro para sí mismo o para otros.

Las crisis sensoriales son aterradoras para la persona que las sufre. No hay que echar en cara ninguna acción e intentar no rememorarla, no han sido conscientes de lo ocurrido. Son situaciones desagradables, por tanto hay que trabajar en los antecedente que se dé lo menos posible.

Cuidados personalizados

Cada persona tiene unas características propias, por lo que es imprescindible individualizar los casos de TEA. Hay veces que el trastorno va asociado a deficiencias mentales. En este caso, nos vamos a guiar por la información que nos pueda aportar la familia sobre los gustos, las exigencias y lo que le hace sentir bien o mal a la persona con TEA. Puede que no haya ningún trastorno más asociado, por lo que el propio usuario puede indicar sus preferencias a su cuidador.

Toda información sobre su carácter, su modo de comunicación y sus preferencias, son vitales para un buen desarrollo de la relación del usuario con el cuidador. E imprescindible para efectuar unos cuidados para personas con TEA de calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *