Cuidadores durante la COVID-19: ¡GRACIAS!

Preocupación, incertidumbre y miedo. Estas tres palabras definen el estado de ánimo en el que, en estos meses, toda la sociedad nos hemos encontrado.

La COVID-19 ha entrado en nuestro hogar, nuestro trabajo y nuestra familia para cambiarlos por completo y en cuestión de días nos hemos tenido que adaptar a esta nueva realidad.

Así, todos hemos sido afectados, en mayor o menor medida, por su avance y sus consecuencias. Pero, hay un grupo que ha sido especialmente perjudicado: las personas mayores.

En nuestra cabeza perdurarán testimonios de residencias y hospitales que relataban la terrible situación por la que en ellos los más mayores estaban pasando. Sólo hay que observar las cifras de mortalidad para comprobar lo que se ha vivido: el 82% de los fallecidos por COVID-19 tenía más de 82 años.

Los cuidadores como pilar de las familias

Bajo este clima de angustia incesante, unas personas han sido el sustento de muchos hogares: los cuidadores.

Tanto si han sido cuidadores profesionales, como si de familiares se ha tratado, todos ellos han desempeñado el papel más importante del ámbito doméstico.

Al otro lado de la puerta, los cuidadores han creado una atmósfera vacía de riesgos y llena de seguridad, tranquilidad y buenos cuidados. Por ello, por su trabajo incansable, por su dedicación y compromiso sin igual y por ser el amparo de quienes ante la enfermedad más desamparados estaban, queremos decirles: ¡GRACIAS!

Profesionalidad como respuesta al COVID-19

Los cuidadores de nuestras familias Aiudo han actuado más que como profesionales, se han comportado como valedores de la necesidad de cuidar el tesoro más valioso que una sociedad puede tener.

Gracias por priorizar a los más mayores frente a vuestra propia familia, por hacer de la intranquilidad serenidad y por lograr que el confinamiento haya sido más sencillo y con mejor final que, desgraciadamente, muchos otros.

Estamos muy orgullosos de vosotros y de vuestra actitud y aptitud. Cuando os seleccionamos, tenemos la convicción de que estamos eligiendo a la persona más adecuada para cada caso, para cada mayor. En estas semanas hemos vuelto a comprobar que nuestro proceso de selección es una de nuestras mayores virtudes.

Ahora, más que nunca, sabemos que los cuidadores que para las familias Aiudo elegimos son el mejor apoyo en el que descargarse ante cualquier dificultad, ante cualquier complicación.

En medio de esta coyuntura, los cuidadores han sabido percibir las necesidades de cada mayor y de su familia, de manera que han sido capaces de adaptar los hábitos y costumbres de la persona a la que cuidan a las constantes circunstancias cambiantes.

Así aliviaron el confinamiento

Las semanas en las que las salidas al exterior estaban prohibidas, los cuidadores han creado una calle en el propio hogar para que los mayores no se quedasen sin su paseo diario. Las citas pospuestas del médico han sido soliviantadas por sus conocimientos y experiencia, así como las sesiones de rehabilitación han sido preparadas y proporcionadas por ellos mismos. Las visitas de los familiares han sido sustituidas por las videollamadas que el cuidador con ellos programaba.

Las conversaciones con los vecinos del barrio se han transformado en saludos encargados al cuidador y en la alegría de saber que todos seguían bien. Y, la asistencia emocional ha pasado de ser fundamental a ser vital.

Así, los cuidadores se han convertido en familiares, médicos, fisioterapeutas, amigos y vecinos. Aunque, estos papeles no los interpretan por primera vez, pues dentro de esta vorágine de cambios, hay algo en la vida de nuestros mayores que se ha mantenido intacto: el cuidado integral y estable de las personas que siempre están a su lado.

Junto con las propias familias Aiudo, durante estos meses nos hemos esforzado por dar servicio a todas las nuevas familias que han llegado a nosotros. Conscientes de la urgencia con la que muchas nos contactaban, hemos conseguido seleccionar a los cuidadores en menos de 24h.

La selección más importante que nunca

Esto no ha sido fácil, pues al mismo tiempo hemos incorporado criterios de selección más exhaustivos para evitar cualquier riesgo de contagio. Tanto es así que hemos aumentado el porcentaje de cuidadores descartados a un 91% porque no cumplían de forma rigurosa con los estrictos requisitos. De esta forma, hemos garantizado la idoneidad y competencias de los cuidadores profesionales seleccionados.

#YoTeAiudo: Servicios y colaboraciones contra el COVID

 

Además de esto, observando lo que estaba sucediendo, hemos querido ir más allá en nuestra respuesta ante este desafío. Con el nombre #YoTeAiudo, hemos ampliado nuestra red de servicios, colaborando con empresas de comida a domicilio, de telemedicina, de entrega de productos frescos y de ayuda psicológica a cuidadores, así como colectivos relacionados como la asociación Cuidanto de Ti, entre otras.

Asimismo, para todas aquellas familias con dificultades económicas y que precisaban un cuidador, les hemos proporcionado nuestros servicios de selección de manera gratuita.

Por todo lo anterior puede observarse que han sido días difíciles, pero los cuidadores y todos los componentes del equipo que forman Aiudo han logrado que lo que parecía complicado fuera, tan solo, un desafío al que vencer juntos.

Por ello: ¡GRACIAS, GRACIAS Y GRACIAS!

En Aiudo creemos que las personas sacamos nuestra mejor versión no solo cuando ayudamos a los demás, sino cuando nos dejamos ayudar.

Entradas relacionadas

La nueva ola del COVID y el menor impacto en mayores

Frases bonitas para los abuelos

Síndrome de fatiga crónica: qué es, síntomas y tratamiento

Regalos para abuelas: la maravilla de verles disfrutar

Los más leídos

Cuidado a domicilio

Aceptando el cuidado

El cuidado por horas

¿Qué es una interna?

Send this to a friend