Cuidadoras de sustitución para este verano 2018 es uno de los mayores quebraderos de cabeza para familias y personas que viven solas que cuentan con una cuidadora durante el año.

El verano es la estación que provoca más cambios. Una de las opciones suele ser porque las familias que prestan apoyo continuado a un familiar y necesitan tomarse un respiro y unas vacaciones. Otra de las razones suele ser que a la cuidadora le ha llegado la hora de tomarse unas vacaciones después de todo el año. Y la tercera opción más recurrente suele ser que una familia va a llevarse a su familiar de vacaciones y van a necesitar un servicio puntual durante 15 o 30 días.

Por esta razón, existen soluciones de confianza que prestan servicios de sustitución de cuidadores. Para realizar esta labor, es importante contar con cuidadoras de sustitución especializadas y con disponibilidad inmediata.

Cuidadoras de sustitución para este verano 2018

El verano es, junto al invierno, la estación más delicada para la salud de las personas mayores. Pues sufren un riesgo elevado de padecer un golpe de calor. Por esta razón, todos los años por estas fechas se realizan diversas campañas en favor de incrementar la atención sobre las personas mayores que viven solas.

Preparación de cuidadores ante un golpe de calor

Esta labor es muy importante para que los cuidadores sepan actuar ante este tipo de situaciones. Por ejemplo, es importante que reconozcan algunos síntomas que pueden preveer un golpe de calor.

Síntomas como el aumento de la temperatura corporal, ligeros dolores de cabeza o mareos y piel seca. Son solo algunos de los posibles síntomas que pueden alertar al cuidador de que la persona mayor está sufriendo un golpe de calor.

La actuación más rápida y urgente que debe realizar la cuidadora es situar a la persona mayor en un lugar seguro y protegido del sol. También quitarle las prendas de abrigo o que produzcan calor. Y por último enfriar las zonas clave como la frente, la nuca y las muñecas mojando con agua.
También se debe tener en cuenta que las circunstancias son mucho más delicadas si la persona mayor sufre alguna patología o enfermedad. Por ejemplo, una persona con demencia o alzheimer avanzado es posible que no beba con tanta frecuencia y que este tipo de situaciones se vuelvan mucho más complicadas.

Actuación si la persona mayor está inconsciente

Lo que debe saber todo profesional que se encarga de la asistencia de una persona mayor es como actuar si la persona está inconsciente. Nunca hay que darle de beber agua ni otros líquidos porque podría atragantarse. De hecho, se podría pasar en unos segundos de golpe de calor a neumonía.
Esto es muy importante porque aumentaría de forma drástica la gravedad del asunto.
No obstante en los casos en los que la persona mayor esté consciente se le debe proporcionar líquidos para ser ingeridos poco a poco. Preferiblemente si son isotónicos, ya que los azúcares ayudan a la estimulación.

Cuidadora de sustitución: una prevención

El dicho de “es mejor prevenir que curar” no es ninguna tontería. Con una cuidadora para el verano se incrementa la atención de la persona mayor. A la vez que se cuenta con una persona especializada centrada en un usuario (o en algún caso atiende a dos usuarios) y alerta para prevenir que se desarrolle una situación de emergencia.
La prevención es, en muchos casos, el factor determinante para evitar un posible disgusto. Y las cuidadoras de sustitución para verano de 2018 es una solución de garantías.