¿Cuál es la diferencia entre cuidadora y empleada de hogar?

El punto de partida en la cuestión de la diferencia entre una cuidadora y una empleada del hogar es que todos son cuidados a domicilio.

El Régimen Especial de Empleados del Hogar, es un texto legal algo informal que no termina de dejar todas las situaciones bien claras. Por ello, en muchas ocasiones, las familias demandarán a las empleadas domésticas tareas propias de las cuidadoras y a las cuidadoras tareas propias de las empleadas del hogar.

La legalidad de las empleadas de hogar frente a las cuidadoras

El punto común entre cuidadores y empleados de hogar se encuentra, primeramente, en el ámbito legal: concretamente, en el objeto y ámbito de aplicación del punto 4 del Capitulo 1, Artículo 1 del Real Decreto 1620/2011, de 14 de noviembre, por el que se regula la relación laboral de carácter especial del servicio del hogar familiar.

El objeto de esta relación laboral especial son los servicios o actividades prestados para el hogar familiar, pudiendo revestir cualquiera de las modalidades de las tareas domésticas, así como la dirección o cuidado del hogar en su conjunto o de algunas de sus partes, el cuidado o atención de los miembros de la familia o de las personas que forman parte del ámbito doméstico o familiar, y otros trabajos que se desarrollen formando parte del conjunto de tareas domésticas, tales como los de guardería, jardinería, conducción de vehículos y otros análogos.“

Los empleados del hogar pueden, por tanto, desempeñar labores de cuidado para las familias.

Una cuidadora enseña un programa en el ordenador portátil a una señora mayor.

Cuidadora vs empleada de hogar

  • La vocación (el cuidador prefiere la interacción humana).
  • El foco (Aunque el cuidador tiene entre sus objetivos mantener en condiciones el entorno de la persona a la que cuida, su atención se centrará siempre en el usuario a quién dará prioridad)
  • Mientras las cuidadoras del régimen de SAD son profesionales formadas en los ámbitos de la geriatría y auxiliares de enfermería, las empleadas de hogar no necesariamente dispondrán de esas titulaciones para poder trabajar.
  • Aunque no existen diferencias significativas en cuanto a tareas, las tareas propias de las empleadas domésticas serán aquellas relacionadas con el ámbito doméstico como sería la limpieza del hogar, la cocina o el lavado, y las tareas propias de las cuidadoras sería la atención y cuidado de las personas mayores en un contexto más amplio.
  • La figura del cuidador no existe como tal, existe la figura de auxiliar que asegura el servicio doméstico. Todos son cuidadores realmente.
  • No deben administrar insulina, si que deben saber hacer movilizaciones, y actuar de acuerdo a un protocolo de cuidados básicos.

¿Por qué el empleado doméstico es cuidador?

Porque entre sus funciones está: el mantenimiento en cuanto a limpieza del domicilio y el cuidado del familiar. Pero está pensado desde una perspectiva de cuidar a personas no dependientes, es decir, que no tiene reconocida una dependencia.

En otras palabras, el empleado doméstico está pensado para dotar de cuidados esenciales a personas que lo necesiten, pero en muchas ocasiones no tienen la formación requerida para hacer frente a situaciones delicadas con personas con un grado de dependencia en concreto.

 

Un cuadro comparativo que refleja las diferencias entre una cuidadora y una empleada del hogar

¿Quién tiene que cuidar de una persona con dependencia reconocida?

Las auxiliares del Servicio de Ayuda a Domicilio. En este sentido, que la Seguridad Social reconozca algún tipo de dependencia es un proceso lento, por lo que el precio/hora de un auxiliar de Ayuda a Domicilio, por los costes que tiene, es decir, fiscalidad o cotizaciones es más elevado.

La situación de antes es que las familias se decantaban por los servicios domésticos porque suponía un coste menor, y cuando la dependencia no estaba reconocida ni implantada en España

En definitiva, se encuentra en ambos casos el servicio doméstico y el Servicio de Ayuda a Domicilio SAD. Desde el sector doméstico, una de las principales reivindicaciones es que se les reconozca como cuidadoras.

Al empleado de hogar se le pueden encargar tareas minuciosas relacionadas con el hogar, pero al cuidador no se le debe cargar con tareas de hogar que puedan derivar en el descuido del usuario a causa de su intensidad.

El cuidador se encarga también de la higiene del usuario y de su alimentación y en general de facilitar que el usuario pueda llevar a cabo las ABVD (Actividades básicas de la vida diaria).
De esta forma, existen dos leyes que se usan indistintamente por parte de las familias para contratar a las cuidadoras y empleadas del hogar, lo que genera confusión.

Estas dos leyes son el Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) y el Régimen Especial de Empleadas del Hogar (REEH).

  • El servicio de ayuda a domicilio (SAD): El denominado Servicio de Ayuda a Domicilio, fue regulado en España en el año 2006 por la Ley 39/2006, de 14 de diciembre. Esta ley se conoce como Ley de Dependencia. Esta ley estableció el marco genérico del funcionamiento de los organismos públicos para con la dependencia, aunque han sido los posteriores reales decretos los que la han completado. Las trabajadoras que se encuentren amparados por esta ley se denominarán “cuidadoras”.
  • El régimen Especial de empleadas del hogar (REEH): El Régimen Especial de Empleadas del Hogar (REEH) es el que se aplica para los trabajadores que conocemos como “empleadas domésticas” o “empleadas del hogar”.

Por tanto, lo que diferencia, principalmente a una cuidadora de una empleada del hogar es el régimen en el que estén inscritas.

Diferentes prestaciones sociales entre cuidadora y empleada de hogar

Cuando la actividad de un trabajador viene regulada en el Régimen Especial de Empleados del Hogar, el trabajador no tendrá derecho a ciertas prestaciones que sí se regulan en el Servicio de Asistencia a Domicilio.

De esta forma, las ausencias de prestaciones más notorias para las cuidadoras del Régimen Especial de Empleados del Hogar son:

  • La ausencia de derecho de desempleo.
  • La indemnización por año trabajado.

Por último, las diferencias entre una cuidadora y una empleada de hogar radican en su formación, así como en el régimen de cotización y, en última instancia, en algunas de las tareas encomendadas.

Cabe destacar que, tanto las empleadas del hogar puedan cuidar y acompañar a personas mayores, como los auxiliares.

Las cuidadoras de personas mayores se han formado en estas tareas específicas y reciben el nombre de auxiliares de ayuda a domicilio. Sin embargo, pueden haber buenos profesionales en los dos ámbitos.

Pueden suministrar los medicamentos necesarios, realizar tareas de rehabilitación, facilitar los movimientos y hacer dinámicas de mejora cognitiva. Todas estas tareas distan mucho de lo que deben y saben hacer las empleadas del hogar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *