Caquexia en personas mayores: qué es y cómo actuar

Índice
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

En el organismo existen procesos metabólicos algo complejos, como es el caso de la caquexia. En las personas mayores conviene llevar un control y seguimiento, como cuidadores, ante los signos de ciertas enfermedades, con el objetivo de actuar con contundencia, rapidez y eficacia.

¿Qué es la caquexia?

La caquexia se define como la enfermedad que se caracteriza por adelgazamiento considerable, desequilibrio metabólico con predominio de fenómenos catabólicos e insuficiencia progresiva de las funciones vitales y, cuando aparece, la recuperación es muy difícil.

Una anciana hablando por teléfono.

La caquexia está íntimamente ligada a enfermedades como el cáncer o la anorexia.

La frecuencia del síndrome anorexia-caquexia varía con cada tipo de tumor, pero hablando en términos generales, más de un 20 a 40% de los pacientes oncológicos presentan desnutrición en mayor o menor grado en el momento de su diagnóstico, y esta cifra puede superar el 80% en fases tardías de la enfermedad.

¿Por qué se produce la caquexia?

La caquexia se produce como consecuencia de la presencia de un cuadro metabólico complejo. Ante una falta de nutrición, el organismo emplea el músculo esquelético y el tejido graso como fuente de energía, provocando una pérdida de masa muscular y de peso.

Asimismo, entre las causas de la caquexia se encuentran varios factores, que incluyen la respuesta inflamatoria crónica, el aumento del gasto energético y el desequilibrio en el metabolismo de proteínas. Además, la presencia de tumores malignos puede liberar sustancias que afectan negativamente el apetito y el metabolismo.

Portada del primer ebook de Aiudo: Guía de Principales Enfermedades en Personas Mayores.
Consigue GRATIS tu guía de principales enfermedades en personas mayores

Hay que tener en cuenta que es una patología que aparece comúnmente como efecto secundario del cáncer (cuando está en estadios avanzados y metastásicos), afecta drásticamente a la evolución del mismo, pues los pacientes con caquexia y cáncer responden peor a las cirugías y tratamientos quimioterápicos y radioterápicos.

Se estima que cerca del 50% de los pacientes que tienen un tumor extendido presenta caquexia, incrementándose la cifra al 80% en aquellos que se encuentran en fase terminal.

Tipos de caquexia

Aunque la caquexia es especialmente habitual en el cáncer de páncreas y cáncer gástrico, no todas las personas se ven afectadas de igual manera. Esto es, en función del grado de pérdida de peso, esta enfermedad incluye diferentes nombres. Además, en los pacientes, se pueden dar tres niveles de caquexia diferentes:

  • Precaquexia: pérdida de peso menor al 5%. Suelen aparecer con otras evidencias como la disminución de la tolerancia a la glucosa o la anorexia.
  • Caquexia: adelgazamiento superior al 5%, junto con otros síntomas propios de la caquexia.
  • Caquexia resistente a tratamientos o refractaria: pacientes con caquexia que no responden al tratamiento contra el cáncer. En estos casos, el nivel funcional es muy bajo y la esperanza de vida es muy corta.

Síntomas de la caquexia

Los síntomas de la caquexia incluyen todo lo que tiene que ver con la falta de apetito y peso. Entre estos, se encuentran: pérdida de peso significativa, debilidad muscular, fatiga extrema, disminución del apetito, náuseas y cambios en el estado de ánimo. Estos signos pueden tener un impacto negativo en la calidad de vida de los pacientes y dificultar su capacidad para llevar a cabo las actividades diarias.

La relación entre la caquexia y el cáncer tumoral

Cuando el control del avance de ciertos tipos de cáncer se ha excedido, es habitual que aparezca esta reducción del tejido adiposo y el músculo esquelético.

Algunos cánceres, en especial pancreáticos y gástricos, causan caquexia grave. Los pacientes afectados pueden perder del 10 al 20% de su peso corporal. 

Según algunas estimaciones, casi un tercio de las muertes por cáncer pueden atribuirse a un síndrome de consunción conocido como caquexia, el cual puede ser devastador tanto para los pacientes como para sus familias.

¿Existe tratamiento para la caquexia?

No existen terapias eficaces que prevengan o impidan su evolución. A menudo, una mejor nutrición no ayuda ni siquiera a los pacientes que pueden comer (la supresión del apetito o anorexia es un síntoma frecuente de caquexia).

Sin embargo, en los últimos años, los investigadores han comenzado a entender mejor la biología que está a la base de la caquexia relacionada con el cáncer. Los resultados de varios estudios apuntan hacia la aplicación de métodos terapéuticos potencialmente fuertes. En este sentido ya se han realizado o se están realizando una serie de estudios clínicos de medicamentos en fase de investigación clínica y otros medicamentos aprobados para otros usos.

Consejos para cuidar a personas con caquexia

Cuando se brindan cuidados a alguien que sufre de caquexia, es importante tener en cuenta su bienestar físico, emocional y psicológico. Conviene seguir una serie de pautas como cuidadores para mejorar la calidad de vida de estas personas.

Importancia de la alimentación adecuada

Una alimentación adecuada es esencial para las personas con caquexia. Es recomendable ofrecer comidas pequeñas y frecuentes que sean ricas en calorías y nutrientes. Trabajar con un dietista o nutricionista puede ser de gran ayuda para desarrollar un plan de alimentación personalizado.

Fomentar la actividad física

Aunque la debilidad muscular puede limitar la capacidad de ejercicio, fomentar la actividad física dentro de los límites del paciente puede ayudar a mantener la fuerza muscular y mejorar la calidad de vida. Una de las recomendaciones más eficaces es consultar con un fisioterapeuta para que ayude a proporcionar pautas específicas.

Apoyo emocional y psicológico

La caquexia puede tener un impacto emocional significativo en los pacientes y sus seres queridos. Brindar apoyo emocional y psicológico puede ayudar a lidiar con el estrés y la ansiedad asociados con la enfermedad. Considerar la posibilidad de apoyo profesional, como terapia o grupos de apoyo.

Comunicación efectiva con el equipo médico

Es fundamental establecer una comunicación clara y abierta con el equipo médico que atiende al paciente. Esto incluye compartir información sobre los síntomas, los cambios en el apetito y cualquier preocupación que pueda surgir. Mantener un registro de los síntomas y las preguntas puede ser útil durante las visitas médicas, sobre todo en términos de actuación.

Cuidado de la higiene personal

El cuidado adecuado de la higiene personal, como bañarse regularmente, cepillarse los dientes y cuidar la piel, es esencial para el bienestar general del paciente. Ayudar con estas tareas cuando sea necesario puede hacer una gran diferencia en su comodidad y calidad de vida.

Control de los síntomas

Es importante estar atento/a a cualquier cambio en los síntomas de la caquexia. Mantener un registro de los cambios en el peso, la fuerza muscular y el apetito puede ayudar a identificar cualquier empeoramiento de la condición y permitir una intervención temprana.

La investigación en el campo de la caquexia está en curso y se están explorando nuevas opciones de tratamiento. Se espera que en el futuro haya más enfoques disponibles para mejorar el manejo de esta condición.

Comentarios para Caquexia en personas mayores: qué es y cómo actuar
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Recibido!

Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible, ¡muchas gracias!

Petición de llamada