Consejos para bañarse en la piscina en la tercera edad

Índice
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Una de las actividades más apetecibles con la llegada del verano es bañarse en la piscina, ya sea municipal, ya sea privada. No obstante, conviene seguir una serie de pautas enfocadas a mejorar la experiencia de las personas de la tercera edad sobre el agua.

Bañarse en la piscina puede ser una forma divertida de mantenerse activo y disfrutar de los beneficios para la salud que ofrece el agua. Sin embargo, es importante que las personas mayores tomen precauciones adicionales para garantizar su seguridad y comodidad mientras se bañan.

Ventajas de un baño en la piscina en la tercera edad

El baño en la piscina ofrece una serie de beneficios para las personas mayores. La flotabilidad del agua reduce el impacto en las articulaciones, lo que facilita el movimiento y reduce el riesgo de lesiones. Además, la resistencia de la misma proporciona un entrenamiento de bajo impacto que ayuda a fortalecer los músculos y mejorar la flexibilidad. Nadar también puede contribuir a la salud cardiovascular y respiratoria, así como a la mejora del equilibrio y la coordinación.

Utilizar equipo de flotación o apoyo

Si es necesario, las personas mayores pueden utilizar equipo de flotación o apoyo para sentirse más seguras en el agua. Chalecos salvavidas, flotadores y tablas de natación pueden brindar estabilidad y confianza, permitiendo disfrutar de la experiencia sin preocupaciones.

Dos personas mayores en una piscina

Evitar resbalones y caídas

La seguridad es fundamental al bañarse en la piscina. Es importante caminar con cuidado alrededor de la zona de la piscina y utilizar calzado antideslizante. Además, se deben evitar los bordes resbaladizos y mantenerse alejado de áreas donde no se pueda mantener un buen equilibrio.

Cuidar la hidratación

Las personas mayores han de mantenerse hidratados en todo momento, y más aún en los meses de mayor exposición al calor. Beber agua antes, durante y después del baño en la piscina ayudará a prevenir la deshidratación y mantener un buen equilibrio hídrico en el cuerpo.

Evitar la exposición directa al sol

La exposición prolongada al sol puede ser perjudicial para la piel, especialmente en personas mayores. Es importante buscar sombra y utilizar protector solar de amplio espectro para proteger la piel de los rayos ultravioleta. Además, usar un sombrero y gafas de sol también proporcionará una protección adicional.

Cuidados posteriores al baño

Secarse correctamente será de vital importancia. Después de la sesión de piscina, es importante cuidar el cuerpo y descansar adecuadamente. Aplicar loción hidratante en la piel, cambiar de ropa húmeda y relajarse son medidas que contribuirán a una recuperación óptima después del ejercicio.

La relación entre el aire acondicionado y personas mayores es importante. En ningún caso se recomienda exponerse directamente a la corriente de este sistema de ventilación nada más salir del agua.

Bañarse en la piscina en la tercera edad puede ser una actividad gratificante y saludable. Con los consejos adecuados, las personas mayores pueden disfrutar de los beneficios del aquagym, de la natación de manera segura y cómoda. Es importante recordar consultar con un médico, tomar precauciones de seguridad, mantenerse hidratado y escuchar al cuerpo en todo momento.

Además, disfrutar de una piscina a una edad avanzada es una oportunidad para socializar y disfrutar del entorno. Interactuar con otras personas, participar en actividades grupales y compartir momentos agradables contribuirá a una experiencia más enriquecedora y satisfactoria.

Comentarios para Consejos para bañarse en la piscina en la tercera edad

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Recibido!

Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible, ¡muchas gracias!

Petición de llamada