Ayudas para contratar un cuidador en 2019. Tras el cambio de gobierno, muchas medidas han quedado en el aire. No obstante, a continuación tienen una lista de las posibles ayudas para contratar un cuidador.

Problemas que dificultan la contratación de un cuidador

Hasta 2016 había una tendencia positiva en la regularización del empleo doméstico y de cuidados. Pero esta tendencia se ha frenado. Según fuentes de la OIT cerca de 200.000 personas, principalmente mujeres, siguen sin estar de alta en la Seguridad Social. Este 2019 las familias han sido víctimas de 3 vías por las que les han subido el coste de contratar un cuidador.
La bonificación del 20% en contingencias comunes podría anularse para el próximo año. Esto supondría un incremento de los Seguros Sociales que, desde la creación de este convenio en 2011, no ha dejado de crecer.

El aumento del salario mínimo interprofesional en un 22,3%. Muchas personas mayores tienen pensiones muy ajustadas y contaban con un cuidador durante 2018 aún teniendo dificultades para llegar a fin de mes. Esta subida no ha venido acompañada de una subida de las pensiones. Por lo que, muchos pensionistas se han visto obligados a reducir o prescindir de su cuidador de confianza.

Aumento de los Seguros Sociales. Durante 7 años consecutivos no han dejado de subir.

¿Qué harán las familias durante este 2019?

Por parte de la Asociación Nacional de Agencias de Colocación se ha entrevistado a 170 familias que actualmente cuenta con un cuidador. Con el fin de determinar cómo les va a afectar el incremento de los costes.
De las 170 familias solo 24 anunciaron abiertamente que continuarían en las mismas condiciones. Mientras que hasta 58 familias habrían manifestado la necesidad de prescindir de su cuidador aún necesitándolo. Y por último, la mayoría de familias (hasta 88) han declarado que modificarían las horas, principalmente reduciendo horas.

Ayudas para contratar un cuidador

Para paliar esta situación la Asociación Nacional de Agencias de Colocación ha realizado una serie de propuestas dirigidas a apoyar a las familias y ayudas para contratar un cuidador.

La primera es continuar manteniendo la bonificación del 20% de las contingencias comunes. Esta medida se implementó desde el inicio y debería seguir manteniéndose ahora más que nunca.

La segunda es que las familias empleadoras cuenten con incentivos fiscales. ¿Cómo cuales? Como aquellos en los que podrían deducirse en su declaración anual de IRPF.

Una tercera medida sería la aplicación del IVA reducido o la reducción de IVA para las agencias de colocación debidamente autorizadas. Estas son las únicas acreditadas para realizar intermediación laboral entre familias y empleados de hogar y cuidadores. De esta forma, las familias podrían contar con un servicio seguro a un coste más bajo.

Poner a disposición de los empleadores ayudas a la contratación y acceso al sistema para registrar las contrataciones.
Considerar de nuevo el trabajo doméstico como un puesto de díficil cobertura. Esto permitiría a las agencias de colocación a seleccionar personal de otros países donde tuvieran formación o experiencia.
Mejorar el acceso a certificados de profesionalidad y mejorar la cualificación profesional.

Conclusiones sobre la contratación de un cuidador

Este año ha servido para que haya una mayor estabilidad laboral en la tabla salarial de empleados de hogar 2019. Este cambio repercutirá positivamente en que haya una menor rotación del cuidador. Por lo que ayudará a que el servicio de cuidadores de mayores se de mayor calidad en toda España.

Es previsible que haya un incremento de la economía sumergida y de los trabajos sin regularizar. Esto supondrá un mayor número de denuncias, accidentes laborales y de multas superiores a los 12.000€ y siempre dirigidas a las familias. Por lo que, es vital que el gobierno, que al fin y al cabo podrá ver reducida su recaudación en cuotas a la Seguridad Social, dote de ayudas para las familias.

En años anteriores, la figura del cuidador era una profesión de urgente revisión. No obstante, con este cambio la figura que cuenta con mayores problemas para acceder a una atención domiciliar digna y de calidad son las personas mayores y jubiladas.

El acceso a los cuidados de las personas mayores y jubiladas

Como venimos comentando, las personas mayores y jubiladas serán aquellas que necesiten ayudas para contratar un cuidador. Debemos recordar, que las pensiones no han sido actualizadas de forma proporcional al salario mínimo interprofesional.
Por lo que las ayudas para contratar un cuidador de ancianos van a tener un papel fundamental durante los próximos años. Y en los que pensamos que el gobierno debería facilitar el acceso al servicio de cuidadores personales y profesionales.