Dislipemia: ¿Qué es y cómo tratarla en personas mayores?

Índice
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Es un hecho que la población anciana va en aumento con el paso de los años, y la tendencia seguirá siendo la misma en el futuro. Es por ello que conviene tener en cuenta el conjunto de enfermedades que pueden aparecer, especialmente las que tengan que ver con la sangre. La dislipemia es un claro ejemplo de ello.

¿Qué es la dislipemia?

Las dislipemias o dislipidemias se definen como cualquier alteración en los niveles lipídicos en el plasma, tanto por exceso como por defecto. En la práctica clínica interesan principalmente las hiperlipidemias, ya que son uno de los principales factores de riesgo cardiovascular.

Es decir, es un trastorno caracterizado por niveles anormales de lípidos en la sangre, como el colesterol y los triglicéridos. Cuando estos niveles están desequilibrados, aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, como la arteriosclerosis y los problemas de corazón.

La dislipidemia es una condición en la que se presentan niveles no saludables de uno o más tipos de lípidos (grasas) en la sangre.

La sangre contiene tres tipos principales de lípidos:

  • Lipoproteínas de alta densidad (HDL), por sus siglas en inglés.

  • Lipoproteínas de baja densidad (LDL), por sus siglas en inglés.

  • Triglicéridos.

Portada del primer ebook de Aiudo: Guía de Principales Enfermedades en Personas Mayores.
Consigue GRATIS tu guía de principales enfermedades en personas mayores

Síntomas de la dislipemia

La dislipemia es una enfermedad asintomática que se detecta en etapas avanzadas, normalmente cuando se manifiestan síntomas asociados a la afección, como: infarto cerebral, pancreatitis aguda o enfermedades coronarias. No obstante, puede preverse su desarrollo mediante un análisis de sangre.

Sus síntomas pueden ser específicos de una enfermedad causada por ella. Estos síntomas pueden incluir:

  • Dolor en el pecho y dolor en las piernas.
  • Mareo.
  • Palpitaciones.
  • Fatiga.

Dada la ausencia de síntomas únicos, es esencial monitorear los niveles de lípidos en la sangre, especialmente a medida que uno envejece. La dislipidemia no diagnosticada puede provocar problemas como enfermedades cardíacas o incluso un accidente cerebrovascular.

Causas de la dislipemia

Puede ser heredada, dislipemia primaria, pero también puede aparecer como consecuencia de un estilo de vida poco saludable, lo que también se conoce como dislipemia secundaria. Las causas con una mayor incidencia en la dislipemia son el sedentarismo y la ingesta dietética excesiva de grasas saturadas.

Tanto si responde a causas primarias como secundarias la enfermedad puede desarrollarse a diversos grados. 

Algunas de las causas más frecuentes asociadas al estilo de vida son:

  • Consumo excesivo de grasas saturadas.
  • Dieta pobre en fibra.
  • Sedentarismo.
  • Tabaco.

¿Qué es la dislipemia mixta?

La dislipemia mixta es un trastorno caracterizado por niveles anormales de lípidos en la sangre, que incluyen tanto un aumento en los niveles de triglicéridos como en los niveles de colesterol LDL (lipoproteína de baja densidad), también conocido como “colesterol malo”. Este desequilibrio lipídico aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, como enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular.

Por lo general, el mejor tratamiento consiste en adelgazar si se tiene sobrepeso, en dejar de fumar si se fuma, en reducir la cantidad total de grasas saturadas y de colesterol que se consumen, en practicar más ejercicio y, después, si fuera necesario, en tomar un fármaco hipolipemiante.

¿Qué dieta seguir en caso de padecer dislipemia?

Alimentarse cuando se padece dislipemia requiere de una serie de recomendaciones a tener en cuenta para no agravar los síntomas. La dieta en el caso de sufrir dislipemia es muy importante. Es por ello que:

  • La ingesta de grasas saturadas, presentes principalmente en alimentos de origen animal (carnes rojas, embutidos, mantequilla, quesos o leche entera, entre ellos) debe ser inferior al 10% de la ingesta calórica total, debiendo reducirse incluso a niveles inferiores al 7% en la mayoría de los casos.

Un cuenco con frutas y verduras sostenido por unas manos de alguien.

  • Por otro lado, se debe limitar el consumo de alimentos elaborados con grasas trans procesadas, es decir, bollería industrial, aperitivos salados o dulces, hamburguesas o pizzas, entre otros.

Este tipo de alimentos hace que aumenten nuestros niveles de colesterol.

  • No hay que olvidar que la ingesta de azúcares no debe exceder el 10% de la ingesta calórica total, debe limitarse la ingesta de bebidas (especialmente refrescos) y alimentos con azúcar añadido, especialmente en pacientes con triglicéridos altos. Y, por último, el consumo de alcohol debe ser drásticamente limitado.

¿Es la dislipemia grave?

Entre los problemas de salud en los que puede derivar una dislipemia están: hipertensión, diabetes mellitus y diversas enfermedades cardiovasculares, como el infarto agudo de miocardio. Por lo que, dependiendo del tipo de dislipemia, su grado de avance, junto a la convivencia con otras patologías lo convierten a esta en un serio riesgo para la salud, sobre todo en personas de edad avanzada.

En presencia de varios factores de riesgo, es especialmente importante recibir consejo del médico. La dislipidemia es más común en hombres mayores de 45 años y mujeres mayores de 55 años. Las mujeres en proceso menopáusico también corren un mayor riesgo de tener niveles elevados de lípidos.

Finalmente, la dislipidemia también se puede heredar. Por ejemplo, este es el caso del hipercolesterolemia familiar, una condición hereditaria que causa niveles elevados de LDL  En estos casos, es fundamental consultar a un médico y adoptar un estilo de vida más saludable.

Comentarios para Dislipemia: ¿Qué es y cómo tratarla en personas mayores?
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Recibido!

Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible, ¡muchas gracias!

Petición de llamada