Enfermedades sin cura, Alzheimer, Parkinson, Ictus

Enfermedades como Alzheimer, Parkinson o Ictus son sufridas por muchos colectivos. Los cuidadores, las familias, trabajadores sociales, personal sanitario, las personas mayores y con dependencia. Son muchos y diferentes los colectivos con los que hemos tratado desde nuestra experiencia profesional y este post va dedicado a las enfermedades más recurrentes. Debido a su gravedad, restan de forma exponencial la autonomía de los pacientes que las padecen.

Alzheimer, Parkinson e Ictus

La persona que padece Alzheimer va a sufrir un irremediable deterioro cognitivo objeto de muchas investigaciones repartidas por todo el mundo. Es una enfermedad que tiene su máximo de casos conforme avanza la edad agravándose a partir de los 80 años. Lamentablemente esta enfermedad es terminal e incurable. Lo único que puede hacerse es suavizar su avance con el bienestar y ejercicio mental que le pueda aportar rutinariamente un familiar.

El Parkinson es tiene mucha relación con el Alzheimer, estando presente el deterioro cognitivo además del físico y muscular. Esta enfermedad es también incurable por completo. Pero es muy importante alejar al paciente del sedentarismo, estimular la actividad y los movimientos. Aquí los profesionales ideales han de tener nociones de movilidad y puntualmente contar con un fisioterapeuta.
Las cuidadoras de personas con Cáncer suelen atender a los pacientes en edad o en fase avanzada de la enfermedad. Lamentablemente, esta clase de enfermedad afecta a muchos grupos de edad y no es como las anteriores que aparecen especialmente en las personas mayores. El cáncer, desgraciadamente, afecta también a niños. La importancia para combatir dicha enfermedad radica en los tratamientos y una actitud positiva para afrontar esta patología tan cruel.

Otra enfermedad a tener muy en cuenta es Ictus, como la tercera causa de muerte en Europa y el 3,5% de la población mayor de 65 años en España. El Ictus presenta diferentes evoluciones, desde requerir rehabilitación, a derivar en dependencia al poco tiempo o incluso demencia. Esta enfermedad es inoportuna y avanza de forma acelerada. Debido a su rapidez la convierte en una de las enfermedades más fortuitas y crueles.

Enfermedades sin cura

Todas estas enfermedades tienen la característica común de castigar tanto a la persona que lo padece y a su familia. Generando un problema impactante y generador de depresión, sedentarismo, infelicidad, aislamiento. Combatir estas grandes injusticias que producen la asfixia de quien lo padece. También para sus seres queridos es una labor esencial. Además de necesaria y esta sociedad la pide a voces.
Dicho esto, existe una especial demanda de amor, afecto, mano izquierda, cariño y aspectos emocionales intrínsecos a los cuidadores. Estas caracteristicas que los convierten en personas memorables. Los familiares que han pasado de la nada, del azote de una severa enfermedad a contar con el apoyo de un cuidador dócil y afable conocerá como esa gran angustia, en cierto modo, disminuye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *