¿Cómo lavar a una persona mayor encamada?

Existen muchas causas y motivos que pueden llevar a una persona mayor a permanecer encamada, pero siempre se requerirá una serie de cuidados específicos.

Uno de ellos es cuidar la higiene de las personas encamadas, una tarea que es esencial para mantener su bienestar y que requiere la atención y el esmero de cuidadores y familiares para evitar males mayores.

Y es que la higiene es una parte especialmente importante en la rutina de cuidar a una persona encamada, ya que ésta no tiene la movilidad suficiente para la realización de algunas tareas del día a día, pero sin embargo unos malos hábitos de aseo pueden propiciar la aparición de problemas en la piel, tales como heridas o infecciones más graves.

Una persona mayor encamada.

¿Cómo lavar el pelo a una persona mayor encamada?

Cómo lavar el pelo a una persona encamada es una tarea que se debe conocer a la perfección, sobre todo si se trata de cuidar a una persona mayor que va a estar un tiempo prolongado encamada. Puede tratarse de personas enfermas, accidentadas, hospitalizadas o dependientes, que, al permanecer en ese estado de inmovilidad, plantean varias serias dificultades a la hora de tener que ayudarles en su higiene temporal.

Lavar la cabeza a un encamado debe hacerse, al menos, una vez a la semana según recomiendan los expertos en cuidados de la piel.

Del mismo modo, se debe tener siempre en cuenta las características del cabello de la persona, si es más graso, menos graso, por ejemplo.

El aseo del paciente encamado o persona mayor sigue una serie de cautelas y rutinas previas para que todo salga a la perfección:

  • Preparar todo lo necesario para el lavado de pelo y tenerlo siempre al alcance.
  • Conviene realizar la actividad con total tranquilidad y sin presiones.
  • La temperatura del agua es importante y se recomienda que oscile entre los 38 grados y 40 grados.
  • Es importante respetar la privacidad de la persona mayor.
  • Resulta de vital importancia para la higiene de la persona dependiente mantener el entorno limpio de infecciones.
  • Las toallas se recomiendan que estén hechas de algodón y con un gramaje superior a 450 gramos.

En primer lugar, se retira la almohada de la persona encamada. y seguidamente se doblan las piernas hincando bien los pies.

Se coloca una bolsa de plástico para intentar no manchar la cama y se coloca la misma debajo de la cabeza. Es importante colocar la bolsa de plástico debajo de los hombros para evitar que, cuando entre en contacto con el agua, ésta se baje.

Con un recipiente apto como una jarra medidora, se vierte el agua sobre el cabello de la persona encamada. Y ya se puede incorporar el champú, aplicándolo con suavidad.

Finalmente se aclara el cabello y se seca con suavidad.

Lavar los ojos a una persona encamada

Coger una toalla mojada por una esquina y limpia suavemente desde el exterior hacia el interior del ojo. También puedes limpiarle los ojos con una gasa con suero fisiológico.

Lavado de oídos en personas mayores encamadas

Mojar otra esquina de la toalla y limpiar los oídos, procurando pasar por todos los pliegues de las orejas.

¿Cómo lavar la cara y el cuello en personas mayores en la cama?

Pasar una toalla mojada por el resto de la cara y por el cuello. Es importante que, a medida que se vaya lavando, también se proceda a secar y no dejar ninguna zona húmeda para que la persona encamada no se quede fría.

¿Cómo es el lavado de genitales en pacientes encamados?

Para ayudar a lavar los genitales a pacientes encamados se necesitará:

  • Palangana con agua templada.
  •  Esponja y jabón neutro.
  • Cuña.
  • Toallas.
  •  Guantes de un solo uso.

Conviene tener en cuenta que el lavado de genitales en personas encamadas es distinto en varones y en mujeres, lógicamente.

Para ello, se procede a colocar una bacineta o empapador para no mojar la cama. Después, separar las piernas y verter dos jarras de agua: la primera jabonosa y la segunda solo con agua, y después secar con cuidado de arriba abajo. Como alternativa se puede utilizar las toallitas húmedas.

En el varón:
Retirar el prepucio del pene del paciente. Lavar y enjuagar, no secar, ya que la humedad lubrica e impide la fricción.
-Devolver el prepucio a su posición con el fin de evitar el edema y la fricción
-Colocar al paciente en decúbito lateral.
-Limpiar la parte superior y lados del escroto, enjuagar y secar bien.

En la mujer:
Primeramente, colocar a la paciente en posición ginecológica. Más tarde, separar los labios de la zona vulvar con una mano, y con la otra lavar bien en dirección suprapúbica hasta el periné. Enjuagar y secar. Posteriormente, colocar a la paciente en decúbito lateral o acostado de lado.
Después, limpiar el área rectal desde periné a región anal, para poder vestir a la persona mayor encamada.

¿Cómo vestir a una persona encamada?

En primer lugar, conviene informar en todo momento a la persona mayor encamada lo que se va a realizar. En caso de poder inclinar la cama, se procede a realizarlo.

Primero, se coloca el pantalón por una pierna, y luego la otra, subiendo hasta donde haya posibilidad.

Una cuidadora coge de la mano a un anciano encamado.

El siguiente gesto será el de girar a la persona mayor encamada para vestir dicho lado. De esta forma, se flexiona la rodilla para facilitar la subida del pantalón por la pierna.

Seguidamente, se repite el mismo paso, girar a la persona encamada, pero hacia el lado contrario, con el objetivo de poder realizar el mismo movimiento en la otra pierna.

Después, se colocan los calcetines estirando bien para que no queden arrugas.

Una cuidadora ayuda a poner los calcetines a un señor mayor encamado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *