Ampollas en los pies: causas, tratamiento y cómo prevenirlas en verano

Índice
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

El pie pasa casi todo el año encerrado, es decir, con calzado cubierto. Con la llegada de la temporada de verano, el calzado ideal para las personas mayores debe ser abierto, para que pueda la piel pueda respirar y esté más fresco. Para muchas personas, esta época no es una buena para sus pies.

El calor, el cambio de calzado y la sudoración puede ser una mala combinación, ya que esto trae como consecuencias algunas heridas que pueden causarse en la zona, como, por ejemplo, las ampollas en diferentes partes de los pies. Estas son incómodas lesiones en la piel, que limita la capacidad de realizar las tareas o actividades diarias, dar paseos o hacer deporte, porque produce un dolor al rozar en la zona afectada que muchas personas no pueden soportar.

¿Qué son las ampollas en los pies?

Las ampollas en los pies por sudor son una acumulación de líquido transparente, precisamente en la piel. Esto se forma producto de la fricción o roce repetitivo de la zona. Pero, aunque suene extraño, esta tiene una función y es servir de protección para la epidermis y evitar que el daño empeore.

Las ampollas en los pies son un mecanismo de defensa para proteger el tejido exterior de la piel.

Cuando la epidermis se irrita por causa de la fricción, se forma una capa que contiene líquido dentro, que generalmente es suero o plasma sanguíneo, y ayuda a proteger la piel subyacente de daños adicionales. Suelen durar unos pocos días y desaparecen a medida que la misma se regenera.

Portada del primer ebook de Aiudo: Guía de Principales Enfermedades en Personas Mayores.
Consigue GRATIS tu guía de principales enfermedades en personas mayores

Causas de las ampollas en los pies

Si bien la principal razón de las ampollas en los pies suele ser fricción, el calor, las quemaduras o cualquier tipo de lesión en la piel, existen otras causas como:

  • Pie de atleta.
  • Humedad en la piel.
  • Sustancias químicas irritables.
  • Hongos en los pies.
  • Calzado nuevo, muy ajustado o de talla grande.
  • Reacciones alérgicas.
  • Sudor excesivo del pie.

¿Cómo curar ampollas en los pies?

En principio, las ampollas de los pies se curan solas. La piel, con el paso de los días, reabsorbe ese líquido que se ha formado, sin necesidad de intervenir, ya que la herida se encuentra protegida. Este suero favorece la curación y, al estar cubierto, impide que la zona pueda infectarse.

 

En el caso de que la ampolla sea grande y dificulte mucho las actividades diarias, habrá que drenarla. Esta no es la mejor opción, pero si la misma no pueda seguir el proceso natural, el médico puede pincharla con una aguja estéril, para evitar cualquier tipo de infección.

Un plano detalle de unas manos curando la ampolla de un pie.

En cualquiera de los dos casos, habrá que cubrir la herida. En el primer caso, se deberá hacer con un apósito, esto es, una gasa, para que no se rompa y en el segundo caso, mantenerla limpia con jabón y seca. Si se da que la ampolla se rompe sola, se debe desinfectar y cubrir para evitar que tenga contacto con la suciedad y las bacterias.

Ampollas en los pies por sudor: otra causa

El sudor es una sustancia natural líquida que produce el cuerpo. Mediante el mismo se eliminan un pequeño porcentaje de residuos y también ayuda a reglar la temperatura del cuerpo. Sin embargo, en verano, por las altas temperaturas, este suele aumentar y, sumado la fricción de ciertos calzados, pueden formar estas bolsas de agua en la piel.

 

Las ampollas en los pies formadas por sudor excesivo suelen provocarse porque la humedad hace que la piel se vuelva más suave y debilita la capa exterior, encargada de proteger la epidermis. El roce repetido de la piel contra el calzado, especialmente si los zapatos son demasiado ajustados o son de una talla más grande, puede causar fricción y lesiones en la piel. Esto trae como resultado la acumulación de líquido entre las capas de la piel, formándose en ese lugar la ampolla.

Un hombre mayor se duele de unas ampollas en los pies en el sofá de su casa.

Ampollas en los pies: remedios caseros

Lo primero que hay que tener en cuenta es que en ningún caso se debe explotar o cortar la piel de la ampolla, ya que esta tiene una función: proteger de las infecciones la zona afectada. Sin embargo, existen remedios caseros que pueden servir para curar las ampollas más rápido:

  • Aloe vera: el gel que contiene esta poderosa planta cuenta con grandes propiedades curativas, entre ellas, ayuda a que la piel se regenere con mayor velocidad, reduce la inflamación y aumenta la producción de colágeno.
  • Vaselina: esto servirá en el caso de que la ampolla se rompa. La persona puede cubrir el área con vaselina y un vendaje y esto ayudará a la cicatrización.
  • Aceite de coco: contiene ácido láurico que es un tipo de ácido graso que hidrata la dermis y reduce la inflamación de la piel. Es una excelente opción para promover la reparación del tejido y la cicatrización de la herida.
  • Aceite de árbol de té: esta planta tiene propiedades antibacterianas y es astringente, lo que ayudará a que la herida de la ampolla se seque con mayor facilidad.

Si bien las ampollas en los pies en verano pueden ser un problema, mantener la higiene, utilizar calzado adecuado y prestar atención a las señales del cuerpo son medidas esenciales para garantizar el bienestar de las personas mayores.

Comentarios para Ampollas en los pies: causas, tratamiento y cómo prevenirlas en verano

Un comentario

  1. Mi abuelo tiene 96 años y en los dedos y la planta de los pies tiene ampollas color rojas y toda la planta de los dos pies.
    Podrías ser consecuencias de otras enfermedades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Recibido!

Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible, ¡muchas gracias!

Petición de llamada