Madrid, la capital de España también lo es en cuidados y asistencia. Y es que la ciudad central tiene unos índices de empleo de hogar y ayuda a domicilio, muy elevados.

Las cuidadoras en Madrid han de tener una especial mención por las particularidades de la ciudad. Y es que el incremento de la población de Madrid y sus aledaños ha sido exponencial y sin detenerse. Por ello, el que muchos conocen como “el caos de la metrópolis”  sobre todo ahora en verano con la reducción de transporte público.

“Hace mucho más difícil el que vayamos a trabajar” Cuenta Sonia, cuidadora de Aiudo. No obstante, hay buenas iniciativas por parte de la capital. Por ejemplo, se ha iniciado un programa de apoyo para las cuidadoras, respiro familiar.  Desde ahora, los centro de día municipales acogerán en horario diurno a las personas mayores y con dependencia. De esta forma se promueve el descanso y respiro familiar.

Los efectos positivos de los programas de respiro en Madrid

Este programa difundido desde este mismo agosto, cuenta ya con 7 centros que dan cobertura a todos los distritos de Madrid. Actualmente ofrecen 210 plazas destinadas al programa “Respiro familiar”, aunque también existen otros como “Cuidar al cuidador”. El horario de verano de estos programas abarcan las horas de trabajo más intensas. Estas son de 10 de la mañana a las 20 de la tarde.
El servicio tiene un coste muy bajo, ya que no llega a los 5€ por día. Y si se utiliza el servicio de transporte ya es un coste más elevado.
Este tipo de iniciativas ofrece una solución tan practica como dinámica para diferentes colectivos de Madrid. Y es que las familias se benefician de estos recursos ya que por unas pocas horas pueden realizar sus labores de forma más autónoma. Por otro lado, también pueden ahorrar en servicio doméstico que en ocasiones puede ser costoso.
También produce beneficios para aquella cuidadora interna de Madrid que trabaja y vive con la persona a cuidar. Estas profesionales, solamente disponen de 36h libres y este tipo de recurso es un buen intermitente para cortar la rutina.

El desgaste del cuidador

Y es que el cuidador presenta diferentes síntomas de desgaste. Al margen del estrés de las grandes ciudades como Madrid y otras capitales. Otros problemas que pueden afectar a diferentes componentes de la salud de los profesionales pueden ser:

– Cansancio, dolores, nervios, contracturas… y es que el trabajo de cuidador requiere un esfuerzo. Esta línea de problemas responden solamente a los esfuerzos físicos.
– A otros niveles también muy graves, podemos encontrar la depresión, la ansiedad. Y es que trabajar como cuidadora sin unas horas estipuladas, sin estar bien remunerado, sin contrato. Estos elementos producen irritabilidad o incluso trastorno del sueño.
– Y por último, la pérdida de ámbito social puede provocar aislamiento. Y es que en este sector existen muchas personas trabajando en situación irregular. En muchos casos son personas extranjeras y sus recursos y red son muy limitados.

Por todas estas razones, es importante cuidar al cuidador. Y esta labor es tanto de la familia como de las instituciones. Gracias a estos programas las cuidadoras de Madrid pueden trabajar en unas mejores condiciones. Y también las internas de Madrid. Que son profesionales muy demandados y que hacen verdadera falta.
Por eso debemos cuidarlo.