Qué es la enfermedad de gota y cómo afecta a los mayores

La enfermedad de la gota es una forma común y compleja de artritis que puede afectar prácticamente a cualquier persona. ¿Quieres saber más sobre ella, sus síntomas principales y qué debes hacer en caso de padecerla?

Puede aparecer de manera repentina y llevar a que, en ocasiones, tengamos la sensación de que se nos quema el dedo gordo del pie. La articulación que se encuentra dañada por esta patología se encuentra caliente, sensible e hinchada, por lo que la incomodidad es enorme. Incluso llega a parecernos intolerable el simple peso de una sábana.

Qué es la enfermedad de la gota

Para saber qué es la enfermedad de la gota, lo primero que debemos indicar es que se trata de un tipo de artritis. Está caracterizada por ataques repentinos e importantes de dolor intenso, enrojecimiento, hinchazón, amplitud de movimiento limitada, molestia persistente y sensibilidad en una o más articulaciones.

Síntomas

Los síntomas de la gota pueden aparecer y desaparecer con frecuencia, aunque hay formas de controlarlos y prevenir brotes. Si tienes inflamación, aumento de la temperatura y un dolor intenso y repentino en una articulación, has de llamar a tu médico, ya que si es gota y no la tratas, pueden empeorar tanto las molestias como el daño en la articulación.

Gota en personas mayores

La gota en personas mayores puede suceder, aunque, en este caso, se da más en mujeres. Este aspecto está relacionado con los niveles de ácido úrico, los cuales se incrementan tras la menopausia.

De este modo, pese a que los hombres suelen desarrollar esta dolencia entre los 30 y los 50 años, las mujeres pueden empezar a notar sus efectos tras la menopausia o a partir de los 60 años. Por otra parte, los síntomas y las molestias de la gota en personas mayores son los mismos que en la población joven, aunque afectan más por ser en una edad más avanzada en la que, seguramente, también se tengan otras afecciones.

Gota como enfermedad y su dieta

La gota como enfermedad y la dieta son dos conceptos que están muy relacionados. En este sentido, hay alimentos que se aconsejan y otros que están claramente contraindicados. Sin embargo, los principios generales de la dieta adecuada para casos de gota están basados en una alimentación saludable.

Por lo tanto, si tienes obesidad o sobrepeso, es recomendable que adelgaces, ya que estas condiciones incrementan el riesgo de tener gota, aparte de que se ejerce más peso sobre las articulaciones.

Qué debes comer y qué evitar

Es bueno que bebas mucha agua para mantener una mejor hidratación en tu cuerpo y que optes por los carbohidratos complejos comiendo más verduras, frutas y cereales integrales. Reduce el consumo de grasas saturadas de la carne roja, de aves y de lácteos con alto contenido graso.

Las proteínas también son buenas en tu dieta. Por otra parte, te recomendamos que consumas cantidades moderadas de pescado, ya que sus beneficios pueden superar al riesgo.

Evita las bebidas alcohólicas y las comidas y bebidas azucaradas. La vitamina C puede ayudarte a reducir la cantidad de ácido fólico en el cuerpo. Por último, el consumo moderado de café también contribuye a tener menos riesgo de padecer gota.

Seguir una dieta para la gota puede hacer que reduzcas la producción de ácido úrico en tu alimentación y disminuir la cantidad de ataques de esta enfermedad, así como moderar en cierto modo su gravedad.

Enfermedad de gota en el tobillo

La gota provoca episodios severos y repentinos de dolor. Puede afectar a una articulación o más e incluso volverse crónica. Se presenta con más frecuencia en el dedo gordo del pie, pero también es habitual la enfermedad de gota en el tobillo.

Síntomas de esta enfermedad en el tobillo

La hinchazón y el dolor de la gota en el tobillo se suelen dar por el aumento del nivel de ácido úrico en la sangre y la formación de cristales de esta sustancia en esta articulación. El dolor suele ser más grave entre las primeras 4 a 12 horas después de iniciarse el proceso. Puede que notes un movimiento limitado, por lo que te costará un poco más desplazarte con normalidad.

Además de producir molestias en las articulaciones, hemos de tener también claro que la gota puede dañar a los tendones y a las bolsas que rodean aquellas. Por este motivo, es fundamental que seamos conscientes de la importancia de esta enfermedad, que sepamos reconocerla y que la tratemos de forma correcta. En este sentido, una alimentación adecuada siempre resulta de gran ayuda.

En conclusión, la enfermedad de la gota afecta a muchas personas tanto en nuestro país como a nivel mundial. Aunque es más habitual en personas mayores, puede aparecer a cualquier edad. Evitar el sobrepeso y llevar una dieta sana y equilibrada te ayudará a prevenir esta dolencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *