Necesito una cuidadora. Una frase cada vez más abundante.

Necesito una cuidadora. Esta frase es cada vez más abundante sobre todo entre aquellas familias de entre 40 y 50 años que cuentan con un familiar a su cargo. Como ya hemos indicado en algunos post anteriores, la sociedad pone contra las cuerdas a aquellas personas que cuentan con hijos y padres que necesitan ayuda. Ayuda en el cuidado de ancianos.

Cobertura asistencial a un precio asequible

Esta es la necesidad imperante que tienen muchas de las personas mayores. Algunos de ellos cuentan con unas pensiones muy bajas, a la vez que sus familiares cuentan con unos ingresos ajustados por lo que no pueden permitirse el coste de una residencia o un SAD.

La asistencia de hoy en día ofrece cuidadores para personas mayores a precio muy asequible. Y esta innovadora modalidad permite que muchas familias puedan acceder a un servicio de ayuda a domicilio. Además, la mayoría de los cuidadores por fin ven reflejados sus derechos laborales que les satisfacen. No hay que olvidar, que con esta modalidad el 87% del coste del servicio es en beneficio del cuidador. Esto permite fidelizar al cuidador a la vez que se siente recompensado y realizado.

Necesito una cuidadora. Un detonante sin marcha atrás

Salvo en aquellos casos derivados a causa de un accidente o de una recuperación temporal o rehabilitación. La necesidad de la asistencia suele ser indefinida y perdurar en el tiempo. Por ello, al margen de la atención de accidentados los cuidadores de personas mayores o personas con dependencia suelen perdurar en el tiempo.
Cuando la frase “necesito un cuidador” entra en nuestra mente como una de nuestras necesidades, suele venir acompañado de algunos complementos. La urgencia, la expectativa de un servicio personalizado que pueda ir aumentando conforme lo vaya necesitando, la sensación de que no habrá marcha atrás. Y sobre todo aceptar la incorporación de una nueva persona en el ámbito familiar que se haga cargo de nuestros seres queridos.

Se produce así una situación delicada que precede a un período de adaptación necesario. Una adaptación que no solo afecta a las personas mayores y al cuidador, si no que las familias también han de adaptarse a la nueva situación sobrevenida.

Un servicio de ayuda a domicilio. ¿Cómo debe de ser?

En primer lugar, un SAD o servicio de ayuda a domicilio debe ser flexible. En Aiudo entendemos que tanto las necesidades como los estados de salud son cambiantes. Por ello, hay muchos casos que hoy en día es una necesidad pero es posible que dentro de unos pocos meses esta necesidad haya cambiado y se precise de una cobertura mucho mayor. Por ello, importante contar con un servicio de ayuda a domicilio flexible y ágil que permita adaptarse a la realidad.

En segundo lugar, el servicio debe ser seguro y estar garantizado. Con un margen de reposición de pocas horas que permita ofrecer cobertura para aquellos casos de fuerza mayor o circunstanciales.

Y por último ha de ser personal. De esta forma Aiudo configura cada puesto de trabajo según la necesidad de las familias. Ya que, no es lo mismo atender a una persona con alzheimer, con movilidad reducida o que solamente necesite compañía. Por esta razón, cada puesto de trabajo y necesita un cuidador único.

Buscar cuidadores frente a seleccionar cuidadores

Hay muchos portales web que no ofrecen garantías y dónde las familias dedican su tiempo para encontrar un cuidador. De esta forma han de entrar en negociaciones sobre precios, horarios, condiciones laborales, etc. Estas conversaciones muchas veces desembocan en que se produzca una contratación en negro. Por ello, es importante que haya un servicio que asegure la calidad de ambas partes.
Por esta razón, seleccionar entre 3 cuidadores que ya han superado las pruebas particulares de cada caso es mucho más cómodo y seguro. Asegurando el servicio y las garantías. Y así, las personas que son conocedores de nuestro servicio suelen ver con otros ojos el “necesito una cuidadora”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *