El Modelo de Atención Centrado en las Personas: oportunidad de futuro

Mucho se está hablando del sector de los servicios hacia personas mayores en los últimos años, pero desde no hace mucho ha cobrado fuerza un concepto importante, sobre todo a raíz de la aprobación de la ley de Promoción de la autonomía personal. o Ley 39 2006. La antesala de lo que se va a tratar a continuación, el modelo de Atención Centrado en las Personas.

¿Qué es la Ley de Promoción de Autonomía personal o Ley 39 2006?

Se trata de una ley, que entró en vigor el pasado 1 de enero del año 2007 y que pretende regular las condiciones básicas que garanticen la igualdad en el ejercicio del derecho subjetivo de ciudadanía a la promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia.

La atención y servicio a este colectivo de personas se convierte, por tanto, en una prioridad para las instituciones públicas y que, año tras año, se aprueban iniciativas nuevas en aras de garantizar un nivel mínimo de protección.

De hecho, las propias Comunidades Autónomas participan, a su vez, en la aprobación de medidas que potencien el perfecto funcionamiento de la Ley de Dependencia en España.

Esto requiere una cooperación y actuación conjunta de todos los poderes e instituciones públicas, por lo que el papel de las Comunidades Autónomas es de vital importancia.

Por otra parte, es necesario considerar el importante crecimiento de la población de más de 65 años, que se ha multiplicado en los últimos 50 años.

Además, a ello hay que añadir el fenómeno demográfico denominado “envejecimiento del envejecimiento”, que trata el aumento del colectivo de población con edad superior a 80 años.

En definitiva, la Ley de Promoción de Autonomía personal contempla la concesión, cuando no sea posible el acceso a un servicio público o concertado de atención y cuidado, de la prestación económica vinculada al servicio.

En España se estima que el número de personas en esta situación supera en la actualidad el millón trescientas mil. Por lo tanto, se trata de una ley con un impacto capital en todos los ámbitos de la sociedad

Atención centrada en la persona: ¿Qué es?

Se trata de un modelo de atención prioriza la calidad de vida de aquellas personas que necesitan un cuidado especial y un trato cercano por parte de las instituciones.

El modelo de atención centrada en la persona tiene un objetivo prioritario: reconocer la singularidad y unicidad de la persona y fijar la mirada en sus capacidades frente a aquello que la hace dependiente, para poner remedios activos.

Para ello se sirve de mecanismos de sobra conocidos como residencias de personas mayores, el Imserso o instituciones o fundaciones especializadas en psicología y cuidado de estas personas.

Por ejemplo, la posibilidad de escoger un menú de comida o la disponibilidad de disfrutar de horarios flexibles en estas residencias y cuidado personalizado a cada cliente son algunas de las acciones emanadas de este modelo de atención centrado en la persona.

Por tanto, la atención centrada en la persona es un modelo profesionalizado que busca cuidar apoyando que las personas puedan seguir teniendo control en su entorno, así como en sus cuidados y en su vida cotidiana.

La atención integral centrada en la persona supone un escenario nuevo: pasar de un modelo cuya atención está centrada en las necesidades y características de la persona, a otro cuyo eje fundamental son las personas usuarias en la vida cotidiana y donde aspectos como sus derechos, preferencias y deseos, adquieren un papel primordial.

En este sentido, el principio de autonomía, entendido como la capacidad y el derecho que las personas disponen para decidir sobre la propia vida, constituye la esencia en este modelo de atención centrado en la persona.

Una cuidadora ayuda a levantarse de la cama a una persona mayor dentro de la apuesta por el modelo de atención centrada en la persona

La atención centrada en la persona con demencia

Se trata de uno de los pilares de este modelo de atención. El término Atención Centrada en la Persona tiene sus orígenes en el trabajo de Carl Rogers, que se centró en la experiencia personal individual como la base y el estándar para la vida y el efecto terapéutico.

Tom Kitwood utilizó el término por primera vez en 1988 para distinguir un cierto tipo de enfoque de atención de los enfoques más médicos y conductuales de la demencia.

El trabajo de Kitwood

Tom Kitwood se dedicó a poner en evidencia distintos estudios sobre diferentes prácticas de cuidado, sobre todo en cuestiones referidas con demencia en personas mayores y detectó que esta enfermedad no evoluciona de manera lineal y que varía en función de la persona.

Junto con Bredin, llegó a la conclusión que la persona que sufre demencia se encuentra en un estado de bienestar o malestar relativo. Es por ello que ambos idearon el concepto de atención centrada en la persona con demencia.

“El bienestar de las personas con demencia es el resultado directo de la calidad de las relaciones que mantienen con quienes les rodean” (Kitwood 1997)

Ambos investigadores determinaron que estas personas requieren un extra de amor sostenido en varias patas: la comodidad, el apego, la inclusión, la ocupación o la identidad.

Las personas con demencia necesitan comodidad o calidez en momentos en los que se les viene el mundo abajo.

Además, estas personas requieren de apego en lugares que consideran como “extraños”, así como ser incluidas e involucradas en tareas cotidianas de la vida.

Kitwood aboga por centrarse menos, los profesionales que se dediquen al cuidado de personas, en lo que se hace y poner más énfasis en cómo se hace.

Kitwood rechazaba el tratamiento de la demencia desde un enfoque médico y clínico exclusivamente como tratamiento de la enfermedad.

Un cuadro comparativo entre las diferencias de los modelos de atención centrados en la persona y modelos centrados en el servicio

La atención centrada en la persona en residencias: imprescindible para el cuidado

Otra de las bases del modelo de Atención Centrado en la Persona Mayor es el modelo residencial. Un modelo que históricamente se ha tratado de sobreprotector hacia la persona mayor.

El reto pasa por que en este tipo de lugares, las personas mayores reciban un trato personalizado en función de sus gustos, intereses, estado de salud, entre otros factores.

Algo que obliga a empresas e instituciones del sector a realizar un ejercicio de adaptación para dar un mejor servicio a las personas mayores dependientes en España.

Para ello, se tiene que hacer frente a varios estereotipos o puntos débiles que las personas mayores tienen en torno a las residencias.

  • Una residencia no es un asilo, ni un hospital, una residencia tiene que tener una cara amable, que todo vaya encaminado a espacios abiertos y habitaciones individuales. Un espacio lo más parecido a su casa particular.
  • Libertad de movimiento en entradas y salidas: este modelo centrado en la persona defiende que las personas mayores, siempre y cuando esté óptimamente a nivel de salud física y mental, puedan entrar y salir, así como recibir visitas en cualquier momento. La idea es llevar una vida lo más parecida posible a la que pudieran llevar en sus casas.
  • Apoyarse en el Sistema Público de Salud: otra de las cuestiones que trata este modelo de atención centrada en la persona es la necesidad de recibir atención, tanto personal como hospitalaria domiciliaria, totalmente personalizada.
  • La formación sobre el cuidado de personas mayores está en auge y los profesionales cada vez están más cualificados, pero sigue exigiendo un mayor control sobre el estado de salud mental de los trabajadores así como un registro y trámite de gestiones más digitalizado para agilizar el sistema y adaptarse a los nuevos tiempos.
  • La calidad de vida y la dignidad de la persona mayor y dependiente está por encima de todo, por lo que se sigue trabajando desde el sector para que la Administración establezca un sistema de evaluación riguroso en profesionalidad y calidad de los centros para personas mayores.

La atención gerontológica centrada en la persona: ¿En qué consiste?

La atención gerontológica centrada en la persona también entra dentro de este modelo de Atención Centrado en las Personas. Este modelo de atención gerontológica centrada en la persona se sirve de técnicas e instrumentos que se emplean de forma personalizada.

El modelo busca la autonomía de la persona, su independencia y autodeterminación para hacer frente a los problemas rutinarios.

Un modelo que busca el trato digno en la atención a las personas mayores en situación de dependencia, algo que se traduce en buscar el máximo beneficio terapéutico y la máxima independencia.

Este modelo parte de la premisa de que el mayor deseo de las personas mayores es envejecer en casa, ya que permite estar rodeado de sus pertenencias y mantiene la independencia y privacidad. Además, se busca que la persona siga tomando sus propias decisiones y tomando el control de su día a día.

En aquellos casos en los que la persona no pueda estar en su caso, se insta a los centros de personas mayores a que incorporen los máximos cuidados.

¿Qué es la Atención Personalizada para Aiudo?

El Modelo de Atención Centrada en la Persona se plasma de forma distinta en función de la naturaleza de la empresa o institución que lo implanta en su día a día.

Para Aiudo, la Atención Centrada en la Persona no es otra cosa que la búsqueda del apoyo y estimulación del usuario apoyado bajo los principios de humanidad, autonomía, dignidad y empoderamiento.

La atención personalizada para Aiudo es conocer a las personas para poder ayudarlas de manera individualizada, así como tener empatía, integración y una oportunidad para desmarcarse dentro del sector de los cuidados

Una oportunidad para desmarcarse dentro del sector

Dentro del modelo de ACP, entran en juego elementos clave para Aiudo, tales como el conocimiento de la persona para conocer sus necesidades, la empatía ligada a la comprensión y entendimiento, así como la integración de la persona en las tareas rutinarias. Este modelo de atención centrada en la persona, basados en estos principios permite desmarcarse dentro de un sector en el que el cuidado de la persona mayor, aportando un servicio diferencial es cada vez un objetivo prometedor.

La ACP para Aiudo se sostiene en conocer a las personas, empatía e integración para construir una relación individualizada que permita desmarcarse dentro del sector de cuidado de personas mayores

¿Cómo poner en marcha la Atención Centrada en la Persona?

En primer lugar, hay que poner en valor a la persona mayor o dependiente en su propio domicilio, es decir, la persona y sus inquietudes y necesidades es lo importante, volviendo al principio de Kitwood que ponía el foco en el “cómo hacerlo”. Para Aiudo, la ACP debe poner en valor a la persona en su propio domicilio, haciendo hincapié en procesos personalizados.

Seguidamente, se apuesta por incorporar procesos personalizados centrados en las necesidades de cada persona a cuidar. Para ello, se creará un listado de necesidades partiendo de una línea temporal.

Finalmente, la Atención Centrada en la Persona (ACP) pasa por la personalización de los cuidados, siempre desde una visión inclusiva y participativa en todo el proceso de cuidado y que integre el modelo de Atención Centrado en las Personas.

Un cartel escrito a mano sobre lo que significa la atención centrada en la persona para Aiudo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *