De cuidadora de personas mayores a supervisora de asistencia domiciliar. Conoce a Nuria Belert, un ejemplo en AIUDO.

¿Aún no conoces a Nuria Belert? Esta increíble profesional pasó de cuidadora de personas mayores y también de personas con discapacidad. Al poco tiempo, logró “enamorar” gracias a su trabajo diario como cuidadora. Y desde enero hasta ahora es la persona encargada del departamento de mediación social de AIUDO. Nuria nos cuenta algunas de sus motivaciones y vocación por el maravilloso sector de la ayuda a domicilio y cómo ha logrado llegar donde está ahora mismo. Además, nos ofrece algunos consejos para cuidadoras de personas mayores y personas con dependencia. Nuria es un ejemplo para muchos cuidadores y sobre todo, para el equipo de AIUDO.

De cuidadora de personas mayores a supervisora de asistencia a domicilio

Hoy publicamos una breve entrevista con Nuria Belert. Con el objetivo de conocer mejor todo lo que le llevó a evolucionar tan rápidamente en su carrera. Además de cómo logró enamorar con su trabajo como cuidadora. Nuria, señala que la ilusión y la pasión han sido siempre los principales fundamentos de su actitud positiva.

¿Qué estudiaste o que formación tienes?

Estudié integración Social y posteriormente Magisterio de educación especial y logopedia.

¿Por qué has atendido a personas mayores y con discapacidad?

Tengo un hermano con discapacidad, siempre me he sentido predispuesta a ayudar a personas con dependencia. Me encanta que puedan sacar lo mejor de sí mismos para que puedan ser lo más autónomos posible.

¿Qué necesita una persona que se dedique a ello?

Comprensión del contexto, empatía con la familia y el usuario, paciencia, ganas de sacar lo mejor de ti, esfuerzo y positividad.

Nuria nos cuenta en qué basa su motivación y cómo comenzó siendo cuidadora de personas mayores. También aprovecha para ofrecer consejos para cuidadoras.

¿Cómo es tu día a día en AIUDO?

Es pasarse el día al teléfono hablando con muchas personas. (Cuando digo muchas, son realmente muchas). Escucho historias de personas que realmente necesitan ayuda. Tienen a alguien en la familia o conocen de alguien que está en una situación delicada y confían en nosotros para darle solución. Hay que tratar cada caso de forma extraordinariamente personal, con cariño, con mimo. Estamos trabajando con personas llenas de sentimientos a flor de piel y vulnerables, por tanto, no me voy a regir en controlar el tiempo que paso al teléfono con un cliente. Porque no lo considero un cliente, si no una persona con una problemática que debo resolver.

¿Consideras que has evolucionado profesionalmente y aprendido?

Totalmente… Realmente me estoy dando cuenta de lo valiosos que somos y del potencial que tenemos. No hay que marcarse un techo, hay que tener amplitud de miras y lanzarse a intentar nuevos retos.

¿Por qué elegiste trabajar en AIUDO y no en otra empresa?

Porque me permiten desarrollar todo el potencial, están abiertos a probar las propuestas que hago, tengo mucha flexibilidad horaria con la que puedo conciliar a la perfección mi vida familiar, tenemos carácter de equipo y funcionamos muy bien, tanto de forma individual como en conjunto. Somos personas comprensivas, amables y con ganas de darlo todo.

De cuidadora de personas mayores a supervisora de ayuda a domicilio