Ayuda a domicilio que evita que aparques al familiar en la residencia

Ayuda a domicilio de calidad, ejecutada por profesionales y en manos de una cuidadora con una gran calidad humana permite que muchas familias no aparquen a su familiar en una residencia.

La ayuda a domicilio son aquellos servicios desarrollados por profesionales de la asistencia domiciliaria en la casa del usuario. El servicio de la ayuda a domicilio en España ha ido de menos a más desde los años 70 hasta ahora. Concretamente, desde el 2008 los servicios de cuidadores han experimentado un crecimiento en comparación con los años anteriores. Este hecho ha afectado a las residencias. Caracterizadas por tratarse de un servició menos asequible.

La ayuda a domicilio y su evolución

España siempre se ha caracterizado por una característica muy sencilla, y es que el cuidado ha recaído siempre en los familiares. Esto sucede en otros países de Europa como Grecia, Portugal e Italia pero no en otros países que cuentan con otros modelos asistenciales.
Desde los años 70, los servicios de asistencia a domicilio a través de cuidadores especializados comenzó a tener mayor protagonismo en el panorama Español. No obstante, durante 30 años las residencias seguían siendo la principal opción para las familias. Básicamente porque la percepción de las familias era la de que una residencia era el mejor sitio donde llevar a tu familia.

Poco a poco los servicios de cuidadores a domicilio fueron ganando fuerza, también a partir del año 2000 la tendencia cambió. En el año 2008, la situación económica global se resintió, y las familias acudieron a servicios más económicos. Pero, transcurrida la crisis, esta tendencia se ha extendido.

A partir del año 2016 la demanda de cuidadores iguala al de las residencias

Desde la segunda década de este siglo, los servicios de cuidadores a domicilio consiguieron igualar las solicitudes demandadas en las residencias. Y hoy por hoy, todo apunta a que las solicitudes de ingreso en una residencia se mantengan estables sin crecimiento mientras que las contrataciones de cuidadores aumenten.

Gracias a las cuidadoras las personas mayores permanecen en su domicilio

Las cuidadoras de personas mayores realizan un servicio personalizado y único. Si a esto le sumamos que los servicios y las agencias del sector han ganado agilidad, han conseguido configurar una alternativa mejor que la que ha sido la alternativa principal durante los últimos 45 años.
Por ejemplo, aquellas familias que necesitan una cuidadora en verano ahora pueden contar con ella de inmediato. Además, de servicio de sustitución garantizado y siempre adaptado a la necesidad del familiar que requiere el servicio. Esto es muy importante porque en las agencias de asistencia domiciliaria recae la responsabilidad de ofrecer el mejor servicio existente. De esta forma, con mucho trabajo durante muchos años, se ha conseguido atender al mismo numero de personas que las residencias.

La imagen de las residencias, en declive

Las residencias de personas mayores han sufrido un declive en su imagen. La causa principal ha sido las reducciones de plantilla por lo que las auxiliares atendían a un gran numero de personas con muy poco tiempo. Este hecho ha provocado que se perciba que este servicio es de mayor calidad cuando hay un cuidador para cada persona, como en la ayuda a domicilio.
En definitiva, el aumento de la asistencia domiciliaria tiene un gran mérito por la gestión de estas. Pero también las residencias han sufrido un declive en su imagen que ha provocado que las alternativas crezcan y se posicionen.

El buen trabajo de las cuidadoras

Gracias a la profesionalización del sector. Y de la profesionalización de la selección de profesionales. Es decir, también a la aparición de empresas encargadas de seleccionar personal doméstico que han permitido diseñar procesos de selección eficaces.
La selección de las cuidadoras es un trabajo muy delicado y muy preciso. De estos procesos dependerá quién será la personas encargada de desempeñar las labores diarias. Por ello, es muy importante que la selección de cuidadores se haga de una forma compacta, diligente y profesional.
De esta forma aumentamos las posibilidades de incorporar al cuidador ideal en el domicilio. Aquella persona que congenia con el familia, que se desvive y le ofrece el cariño que necesita.
Estas cuidadoras ideales ven multiplicados sus servicios en el mes de verano. Puesto que su buen trabajo y sus referencias les avalan y no les sobran ofertas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *