Autonomía para nuestros mayores

La teleasistencia es la monitorización remota no invasiva mediante medios tecnológicos, encaminada a conseguir la autonomía.
La variante más común consiste en un pulsador tipo pulsera o collar. Este sistema permite establecer conexión telefónica con una centralita 24 h en caso de urgencia o accidente.
El servicio está dirigido especialmente a personas mayores o con dependencia que vivan solas y quieran preservar su autonomía.

El único requisito de este instrumento es que la persona sea capaz de pulsar el botón, por lo que es necesario que no presente ningún deterioro cognitivo.

En la provincia de Alicante

En la provincia de Alicante, 12 mil personas usan este servicio. De estas, 2.500 están ubicadas en la capital, en Elche hay casi 2.000. La gratuidad del servicio se hace efectiva para las personas mayores, con aislamiento social y falta de recursos económicos.

Domótica y autonomía

La domótica y la monitorización de las personas está todavía en una fase de desarrollo incipiente. Lo cierto es que este estado de la cuestión no es por falta de tecnología, si no de aplicación de la misma. Se trata de una falta de apuesta por parte de las empresas privadas.

A nivel demográfico

El mayor porcentaje de usuarios de teleasistencia son mujeres y tienen una contratación gratuita del servicio. Solamente alrededor de 8.000 personas pagan de forma total o mixta este servicio.
Unas 8.000 personas de más de 64 años usan teleasistencia o centros de respiro familiar, luego existe una problemática de apoyo básico.

Aquí vemos como hay un crecimiento exponencial en el uso de la teleasistencia por incremento de la edad.

graf_4

Perspectivas

Aunque parece un servicio menos demandado que la ayuda a domicilio y que la demanda ha sufrido una “desaceleración” (se ha notado en la reducción de oferta privada), no hay que infravalorar este mercado: según los últimos estudios de DBK el mercado de la teleasistencia mueve 215 millones al año en España.

Las 950 empresas del sector en España no se han sumado a la revolución de la comunicación gratuita a tiempo real ocurrida desde el 2007. Estamos en 2016 y los avances en este sector no responden a su verdadero potencial.

En Aiudo tenemos varios prototipos en fase de testeo para un sistema de teleasistencia y monitorización avanzado. Queremos potenciar la autonomía de las personas minimizando el SAD* para los sujetos que lo perciben como un agravio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *