Alimentación para ancianos

La alimentación, y también el deporte, son los factores más importantes en la salud, sobre todo en ancianos. En las personas mayores la alimentación es mucho más importante. ¿Por qué? Porque el deporte no es tan aconsejable en estas edades y la salud alimenticia asume mayor protagonismo.

Como controlar la alimentación en ancianos

Depende del estado de la persona mayor y su grado de dependencia. En muchas ocasiones, los familiares son los que asumen un papel activo en la dieta de los mayores. Por ello, es importante tener en cuenta muchos aspectos para saber si la nutrición está siendo la correcta. Por ejemplo, la ingesta de alimentos ha de ser de 4 a 5 veces al día. Este consejo podría valer para todas las edades, pero es especialmente importante en las personas mayores.
Es necesario que la verdura y la fruta esté presente todos los días. La fruta ha de servirse en 3 frutas repartidas a lo largo del día, una pieza grande y dos pequeñas. Y en cuanto a la verdura, un plato principal y la ensalada.

Consejos alimenticios para ancianos

1- Hay que prestar especial atención a los alimentos que contengan grasas y colesterol. Y eliminarlos en la medida que sea posible.

2- Pescado (especialmente azul) dos veces por semana.

3- Arroz pasta y pan, mejor integrales, y a diario.

4- Pollo o pavo 3 veces a la semana.

5- Lácteos, fruta y verdura cruda o hervida de forma diaria.

6- Reducir azúcares y harinas blancas.

7- Reducir al máximo los embutidos, tienen mucho colesterol.

8- Reducir la sal.

9- Los métodos de cocción, a la plancha o al horno. La manera de cocinarlo es casi tan importante como el alimento, y sobre todo evitar los fritos.

10- Evitar alcohol y reducir el café y el chocolate.

Es cierto que cada persona es un mundo, para especificar al máximo lo más recomendable es acudir a un técnico en nutrición especializado. Un problema común, es en el caso de los purés y triturados. Por ejemplo, la carne debe cocinarse ya picada para que sea más comestible. Otros alimentos como el pescado, el brécol, la coliflor… ha de añadirse un vaso de leche y agua para mitigarlo. En vez de cocinar arroz y pasta, con sémolas es mucho más fácil y tiene mejor sabor.

Todo esto ha de estar acompañado de beber dos litros de agua al día e hidratarse continuamente. Las personas mayores y los familiares han de estar especialmente concienciadas en una alimentación saludable. Somos lo que comemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *